En un mundo mejor, un Óscar a las buenas intenciones

en-un-mundo-mejor-un-oscar-a-las-buenas-intenciones

En un mundo mejor se alzaba la pasada madrugada con el Óscar a la mejor película de habla no inglesa. El largometraje de Susanne Bier se imponía sobre la tremendista ‘Biutiful’, la desoladora ‘Incendies’, la polémica ‘Hors La Loi’ o la muy áspera ‘Canino’. La cinta danesa, que ya había ganado un Globo de Oro en la misma categoría, se ofrecía como la alternativa más comercial y digerible de las candidatas al mezclar unas gotas de melodrama familiar y un mensaje subrayado hasta el hartazgo sobre los devastadores efectos de la violencia. Si los actores fueran estrellas de Hollywood y la película estuviera ambientada en Estados Unidos, ‘En un mundo mejor’ hubiera competido en la mayoría de los apartados de los Óscar.

Si analizamos detenidamente la carrera de Bier, la película resulta coherente con una trayectoria que parece pedir a gritos un hueco en el cine norteamericano más mainstream. Películas como ‘Te quiero para siempre’, ‘Hermanos’, ‘Después de la boda’ o ‘Cosas que perdimos en el fuego’, su debut en Estados Unidos, son una muestra de esa desesperada búsqueda de la realizadora por lograr el llanto del espectador de multisalas. No obstante, Bier suele revestir sus obras con referencias a la guerra, la pobreza o la violencia para dotar al conjunto de un halo de trascendenccia . ¿Les suena? Efectivamente, es la misma técnica que utiliza Hollywood para vendernos algunos de sus productos de qualité.

En esta ocasión, la danesa pone el mensaje en primer término para que no tengamos ninguna duda sobre sus altas intenciones: mostrar las terribles consecuencias de la violencia.

En un mundo mejor nos cuenta la relación de amistad que se establece entre Elías, un adolescente de padres separados que sufre el acoso escolar, y Christian, un chaval huérfano de madre que culpa a su padre de la muerte de su progenitora. Los dos irán desarrollando una ira interior que terminará literalmente explotando. Todo ello pese a las pacíficas enseñanzas del padre de Elías, un médico que trabaja en un campo de refugiados en África y observa cómo las guerras fraticidas siegan diariamente la vida de muchas personas.

Como se puede observar, Bier, con la ayuda de su coguionista Ander Thomas Jensen, nos subraya lo obvio: la violencia engendra violencia. Lo hace siempre con un tono de falsa trascendencia que contagia a unos actores convencidos de encontrarse ante una tragedia griega. Sin embargo, pese a sus pretensiones, el largometraje nunca alza el vuelo más allá del melodrama con ínfulas que realmente es.

En resumen, En un mundo mejor es una cinta cargada de buenas intenciones y escasos resultados que pone de manifiesto el carácter bienpensante y escasamente arriesgado de los votantes de la Academia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...