Entrevista a Luis Tosar (1): «Malamadre me ha dado más alegrías que la Lotería Nacional al resto del mundo»

Luis Tosar, entrevistado en NdC

2010 ha sido el gran año de Luis Tosar. Su Malamadre de Celda 211 (Daniel Monzón, 2009) le hacía ganar un merecido Goya que le convertía en el actor del momento. Además, el intérprete gallego participaba en una superproducción de época como Lope (Andrucha Waddington, 2010) y conseguía desdoblarse como actor, cantante y productor en la muy independiente 18 comidas (Jorge Coira, 2010). Por si fuera poco, También la lluvia, la película de Icíar Bollaín que el protagoniza, era elegida para representar a España en la próxima edición de los Oscars.

2011 tampoco pinta mal para Luis Tosar. Después de También la lluvía, los espectadores podremos verle como psicópata acosador en Mientras duermes, la próxima  y esperada cinta de Jaume Balagueró. En la siguiente entrevista, que os ofrecemos en dos partes, el actor nos habla de sus últimas películas, su carrera internacional y, claro está, Malamadre, uno de esos personajes por los que siempre será recordado.

¿Cómo ha sido meterte en el papel de ese productor que termina implicándose socialmente en También la lluvia?

‘También’ la lluvia ha sido una de las experiencias más maravillosas que puede tener un equipo de rodaje. Fue filmada en un lugar muy especial y contábamos parte de una historia real que, aunque pasó hace diez años, sigue todavía muy vigente. La problemática de la Guerra del Agua está muy presente en Bolivia, porque la mayoría de los barrios que mostramos en la película siguen sin agua potable. La realidad social no parece haber cambiado en 500 años. En la película hablamos de dos formas de colonialismo: una que se produjo hace quinientos años, cuando los españoles íbamos por el mundo creyéndonos los reyes del mambo, y hoy en día, que seguimos igual, aunque sin tanto sentido españolista, pero metidos en trasnacionales que siguen haciendo jugarretas de las suyas, como fue el intento de privatización del agua en Cochabamba. Mi personaje es fruto de todo esto. Es un tipo que se considera lo suficientemente liberal y progresista  para creer que lo que ocurre no va con él, pero que, a medida que choca con la realidad de Cochabamba en el año 2000, se da cuenta de que está haciendo el mismo papel que los acólitos de Colón. Ha llegado allí con toda su chulería pensando que puede mangonear a todo el mundo y pagar tres dólares al día a la gente que va a trabajar para él. Al final se da cuenta que lo que hace es una forma de colonialismo por muy social que sea el cine que haga. A veces creemos que estamos haciendo una gran obra por hacer visibles los conflictos de otros lugares, pero terminamos dejando en un segundo plano lo que realmente queríamos contar.

¿Cómo ves las posibilidades de la película en la carrera de los Oscars?

Lo veo difícil, porque es una terna complicada. Estamos junto a sesenta películas y eso es duro. Han llegado comentarios positivos y hemos tenido la oportunidad de proyectar la película en Los Ángeles. Tenemos, además, facilidad para conectar con el público latino. La película genera polémica en las segundas y terceras generaciones de latinos de los Estados Unidos. Además, el tema de la colonización lo tienen más presentes ellos que nosotros aquí. Con el sector sajón lo tendremos más difícil.

Después de todos los premios obtenidos por interpretar a Malamadre en ‘Celda 211’, ¿no estás un poco harto del personaje?

Malamadre me ha dado más alegrías que la Lotería Nacional al resto del mundo. Es muy raro que una película como Celda 211 tenga un recorrido tan largo. Ya es hora que Malamadre se quede encerrado en algún sitio, que es donde debería estar (risas). No obstante, le debo mucho a Malamadre, ‘Celda 211’ y Daniel Monzón.

En Notas de Cine | Segunda parte de la entrevista a Luis Tosar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...