Entrevista con Victor González, cofundador de Next Limit

Victor González, cofundador de Next Limit, la empresa espeñola que ha creado los efectos especiales de películas como Ice Age 3, 2012 o El curioso caso de Benjamin Button, comparte con Cartelera 10 sus impresiones sobre el cine y los efectos.

RealFlow Official Home Page

RealFlow Official Home Page

Cuando Víctor González e Ignacio Vargas empezaron a hacer sus primeros trabajos en el mundo de la tecnología en 1998, no podían imaginarse que sus programas de efectos digitales RealFlow  y Maxwell Render iban a ser utilizados en Hollywood para crear los efectos especiales de títulos como El señor de los anillos: el retorno del rey, Ice Age 3 , Destino Final, El curioso caso de Benjamin Button o, la última, 2012 y en series de televisión como Perdidos. Tampoco podían suponer que llegarían a obtener el TecnicalAchievement Award ( el Óscar de los efectos especiales) del pasado año 2008, ni que empresas como Disney, Pixar, Dreamworks o Industrial Ligth and Magic llegarían a trabajar con sus programas.

En Cartelera 10 hemos hablado con Víctor González, uno de los creadores deNext Limit, que nos ha comentado sus impresiones sobre la tecnología de efectos que se usa actualmente en Hollywood, el estado del mercado español de los efectos digitales y los próximos retos a los que se enfrentan en Next Limit.

Cartelera10:  En primer lugar, Víctor, me gustaría que nos comentases cómo nace la idea de crearNext Limit, un proyecto que surge casi de la nada…

Next Limit

Next Limit

Víctor González:   Mi compañero Ignacio y yo empezamos a trabajar en lo que luego seríaNext Limit en 2008. En ese momento nos parecía como una pequeña aventura, casi como una forma de pasar el rato, porque nosotros estábamos entonces trabajando en otra empresa. Sin embargo, en ese momento se nos ocurrió probar algunas de nuestras ideas y empezamos a quedar después del trabajo en nuestras casas para ir probándolas. Eso poco a poco se fue madurando y desarrollando hasta que tuvimos un prototipo que nos pareció que podía resultar interesante y  decidimos montar la empresa. Lo hicimos como dices, desde la nada, reuniéndonos los dos en lugar de en nuestras casas en una oficina muy pequeñita que alquilamos. Básicamente al principio Next Limit era un despacho con dos ordenadores, dos sillas y dos mesas… A partir de ahí seguimos trabajando para intentar vender lo que estábamos creando en ese momento.



C10: ¿Y cómo llegáis a ese momento? Supongo que no es fácil conseguir que tu tecnología se venda a nivel mundial… ¿Cómo se vive el momento en el que te dicen que tu tecnología se va a usar para una película de Hollywood?

V.G: Lo cierto es que , dentro de lo que cabe, no nos resultó muy difícil. Nosotros seguimos trabajando en el programa y cuando lo tuvimos listo decidimos moverlo a través de internet a ver qué pasaba. Gracias a eso se empezó a mover el producto y empezamos a ver gente que estaba interesada en nuestro software y que contactaba con nosotros a través de la web… Y por fin, llegó nuestro primer cliente, un alemán que quería usar nuestra tecnología para hacer anuncios en publicidad. Esa fue la primera sorpresa, que en unos  meses hubiese alguien que quisiese usar nuestra tecnología. Nosotros realmente no sabíamos cómo iba a funcionar, si la gente lo iba a comprar o no. Afortunadamente hubo un «loco» que se arriesgó a comprarlo por primera vez y lo empezó a probar. A partir de ahí empezamos a tener contactos en Estados Unidos.

Primeros proyectos

C10: ¿Y cómo eran esos comienzo a nivel de trabajo? ¿ Qué os pedían?

V.G: Al principio, realmente, la relación era de clientes. Únicamente nos compraban la tecnología para hacer su trabajo pero nosotros no nos implicábamos en el proyecto. De hecho, muchas veces nos sorprendía saber que lo estaban usando para un anuncio de televisión o para una película… De hecho la primera película para la que se usó Real Flow fue Lost in Space, (Perdidos en el espacio) y fue una sensación muy curiosa, porque nosotros nos enteramos cuando ya lo habían usado y la película ya estaba hecha. Ellos simplemente compraban el software y como a nosotros no nos conocía nadie, no teníamos nada que decir en el proceso de creación. Nos mandaban las imágenes cuando ya estaba hecho todo y nos hacía ilusión, pero la cosa no iba más allá.La industria de los efectos española

Fcailitada por Matte

Fcailitada por Matte

Yo creo que en las últimas películas ha sido dónde más hemos disfrutado. Por ejemplo este año en El curioso caso de Benjamin Button hemos trabajado muy bien. Hemos colaborado muy bien con ellos y el resultado nos ha gustado mucho, porque el producto después de tantos años tiene mucha más fuerza y hemos logrado hacer cosas que son muy buenas.

C10: Sin embargo, la cosa cambió  empezasteis a colaborar de forma más activa. ¿De qué proyecto estáis más orgullosos o cuál recordáis con especial cariño?VG: Sí, eso llegó un poco después. Por ejemplo, en el caso de El señor de los Anillos: El retorno del rey, hay una parte de la película, concretamente la parte en la que los protagonistas están en el Monte del destino; en la que aparece lava que fue creada con Real Flow. En ese caso sí que estuvimos trabajando mano a mano con la empresa de Nueva Zelanda que llevaba los efectos de la película y nos dieron bastante «caña», porque querían tanta calidad visual y tanto detalle, que el producto casi se quedaba pequeño, estaba al límite de sus posibilidades. Tuvimos que reprogramar parte de sus características para adaptarlo a sus necesidades. Fue un trabajo un poco » locura» , con una relación más profesional.

c10: Cuando uno lee los proyectos en los que habéis trabajado, se da cuenta de que casi todos los proyectos son extranjeros. ¿Cómo valoráis vosotros el estado de la industria de los efectos en nuestro país?¿Qué le falta para acabar de despegar?

VG:  Realmente es la pescadilla que se muerde la cola, porque cuando vas a Estados Unidos te das cuenta de que hay muchísima gente que está aprendiendo acerca de la industria. A los 16, 17 años los jóvenes ya empiezan a aprender sobre software y luego hay carreras y grados técnicos en efectos digitales. Todo eso es muy importante, porque lleva a que las empresas busquen mucho más a los especialistas en 3D. Saben que tienen buenos especialistas que hace ya años que empezaron a aprender y que les pueden dar muy buenos resultados. Todo es un circuito cerrado. Los que antes eran los grandes del 3D ahora son profesores y nosotros estamos empezando.

Facilitada por Next Limit Technologies

Facilitada por Next Limit Technologies

El gran problema en España, desde mi punto de vista, es que no tenemos masa crítica. En EEUU siempre se están haciendo al menso dos o tres películas a la vez que tiene una fuerte carga de efectos digitales. Eso es algo que no pasa aquí, aquí hay una y gracias. El caso que ahora está en boga, el de Planet 51, es un caso muy, muy raro. Lo normal es que en nuestro país la tecnología 3D se use solo en anuncios o en alguna escena muy específica. Son muy pocos casos y por eso no hay una masa crítica para hacer que despegue la maquinaria de escuelas de enseñanza. Esa falta de trabajo es lo quefrena la industra aquí. Nosotros tenemos gente muy buena en efectos digitales, pero esa gente se va fuera. De hecho Londres y Los Ángeles están llenos de españoles que empezaron a aprender efectos digitales y que vieron que aquí se les acababan las oportunidades de desarrollo.

Creo que el problema está en el tamaño de nuestra industria de efectos, que , por el momento, no es lo suficientemente grande como para que esté auto sostenida. Pero están empezando  salir cada vez más cosas y eso es una buena señal.

C10: ¿Estáis trabajando en alguna nueva tecnología ahora mismo?

VG: Bueno, de momento tenemos 3 programas de software. Además deReal Flow- que es por  lo que más se conoce-y  que permite simular el comportamiento de los fluidos, tenemos uno que hace todo lo relacionado con imagen sintética, ya sea imágenes para diseño fotografía o también o para cine, – las imágenes que se hacen virtualmente- que es Maxwell Render y que ahora queremos mover en el mundo del cine, porque hasta ahora ha estado trabajando sobre todo en arquitectura y publicidad.

Y luego tenemos X Flow que es un programa también de simulación de fluidos , pero en este caso para el ámbito científico. Por ejemplo para el estudio de la aerodinámica en un coche… Como teníamos la tecnología de fluidos desarrollada, no nos ha costado mucho crear este nuevo producto que va a un mercado distinto y que nos permite explorar nuestra faceta de ingenieros, que es lo que somos realmente.

C10: Así que se podría decir que vuestro salto al cine ha sido casi de rebote

Facilitada por Next Limit

Facilitada por Next Limit

VG: No tanto… Realmente los dos queríamos hacer cosas en el cine porque era un mundo que siempre nos había gustado. La parte de visualización gráfica nos gusta mucho, pero con este otro programa podemos dedicarnos un poco más a la otra parte, la de ciencia, que también nos gusta mucho.

C10: ¿Estáis trabajando en algún proyecto nuevo en Hollywood que se pueda comentar?

VG: Pues no hay ninguno en concreto pero ya te digo que muchas veces nos enteramos a posteriori… Este año hemos colaborado con 2012, por ejemplo, en la que hemos participado en varias escenas de la parte del maremoto… Y precisamente hoy nos ha llamado la gente de la empresa que ha hecho los efectos de 2012 y nos ha confirmado, así de rebote, que han utilizado nuestro producto en Avatar, pero no nos han dicho nada más por el momento así que no sabemos ni en qué partes ni para qué.

Lo que sí es cierto es que nos piden muchas pruebas de concepto de cosas, pro no nos dicen para qué es, porque ellos mismos lo mantienen bastante en secreto. Ahora sí te puedo adelantar que nos piden muchos tsunamis y maremotos, así que parece que las catástrofes estarán dentro de los próximos proyectos en los que trabajemos.

C10: Muchas gracias por responder a nuestras preguntas y mucha suerte.

VG: Muchas gracias a vosotros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...