Festival de Cine Alemán de Madrid 2014. Día 3: ‘Tiempo de caníbales’ y ‘West’

Una comedia negra sobre el capitalismo salvaje y un drama sobre los centros de acogida para inmigrantes de la RDA en la RFA fueron las grandes estrellas de la jornada.

Tiempo de caníbales
La tercera jornada de la 16ª edición del Festival de Cine Alemán de Madrid fue la de mayor tono político de lo que llevamos de certamen. Johannes Naber sorprendió con ‘Tiempo de caníbales’, una ácida crítica al capitalismo salvaje con un negrísimo humor negro.

La segunda cinta del realizador alemán sigue los pasos de dos asesores que se dedican a defender los intereses de grandes empresas sin tener en cuenta la influencia que puede tener que una compañía se asiente o abandone un país. Por otra parte, ellos se comportan como verdaderos salvajes con los empleados del hotel donde se encuentran. Su tranquilidad se verá alterada por una joven que tiene que evaluarles. Sin embargo, ese será su menor problema: los altercados en las cercanías de su alojamiento, situado en un país subdesarrollado, y cambios drásticos en su empresa convertirán su vida en una pesadilla.

Con unos brillantes diálogos, que pueden recordar a los de David Mamet, y una visión muy pesimista del ser humano, que parece salida de una obra de Neil LaBute, el cineasta ofrece una farsa acerca de este mundo injusto en el que vivimos y sobre la avaricia que preside los actos de muchos ciudadanos occidentales. Mención aparte merece el espléndido trabajo de Devid Striesow, Sebastian Blomberg y Katharina Schüttler, que encarnan de manera perfecta a estos tres asesores encerrados en un hotel de un país del denominado tercer mundo.


Fotograma de West

Del futuro próximo que aborda Johannes Naber se pasó a la revisión del turbio pasado alemán de ‘West’, dirigido por Christian Schwochow. El filme nos traslada a finales de los setenta, cuando muchos ciudadanos de la RDA se pasaban al oeste en busca de libertad y un nuevo futuro lejos del régimen comunista. Muchos de ellos, aquellos que no tenían familiares en la República Federal de Alemania, eran alojados en barracones sucios hasta que pasaran los exámenes sanitarios e interrogatorios acerca de sus actividades en el este. Muchos de ellos permanecían años en aquellos centros mientras se investigaban si podían ser espías. Unos hechos oscuros que la cinta germana aborda a través de la odisea de una mujer joven y su hijo, un niño pequeño. Atrapada en uno de esos centros de acogida, la mujer hará lo imposible por salir de esa situación sin darse cuenta que la razón de su larga permanencia se debe a un hecho no suficientemente aclarado de su pasado reciente.
Schwochow nos hace participes de la desesperación de la protagonista sin discursos vacíos y mostrando la angustia que va invadiendo a este madre que se encuentra atrapada y acosada. Gran parte de la efectividad del filme recae en la impresionante interpretación de la gran actriz Jördis Triebel, que ha sido premiada en diversos festivales. Quizá haya que reprochar al largometraje ciertas reiteraciones, pero no impiden que nos encontremos ante un filme emocionante que desvela un aspecto oscuro de la historia reciente de Alemania.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...