Festival de Sevilla 2009. Día 1: un gran profeta y cine comercial belga

Un profeta

Un festival de cine te da la oportunidad de ver muchas (y ocasionalmente buenas) películas con facilidad. Lo que no te permite es paladearlas como se merecen, porque al poco rato tienes que ver otra. Llego a esta conclusión después de pasar el primer día de mi vida en un certamen medianamente importante, como es el Festival de Sevilla 2009 (no quiero ni imaginarme el agobio que debe ser Cannes). En cualquier caso, estamos aquí para ver cine, y eso haremos. En pocos minutos conoceremos las nominaciones a los Premios del Cine Europeo (nuestro compañero Julio Vallejo estará en el acto), y supongo que las encabezará El lazo blanco, a cuya proyección asistiré en un rato. Mañana os cuento.

Antes, toca hablar de Un profeta, una película francesa que ya pasó con éxito por el Festival de Cannes. Dirigida por Jacques Audiard, la cinta cuenta la historia de un joven musulmán, que es internado en una cárcel en la que tiene que pasar seis años. Con forma de thriller carcelario y de mafiosos, la película nos muestra la evolución del joven, que entra siendo nadie y poco a poco va relacionándose con los que en realidad mandan en la prisión.

Un profeta es una larguísima película (más de 2 horas y media), exhaustiva y minuciosa en su narración de la estancia del joven en prisión. A pesar de ciertas disgresiones, el film es mayormente seco en sus formas, y crudo en sus escenas violentas. En definitva, una gran película, tremedamente virtuosa y con una brillante banda sonora de Alexandre Desplat, aunque es verdad que posiblemente le sobrán algunos minutos.

Muy diferente es Loft, uno de los mayores éxitos del cine belga en los últimos años. La película, que forma parte de la sección EFA (una selección de los títulos europeos más destacados del año), cuenta el problema que se le presenta a cinco amigos que comparten un loft, al que llevan a sus respectivas amantes, cuando allí aparece el ensangrentado cadáver de una joven. Todo ello en medio de un ambiente despiadado y con un punto malsano.

Loft es una película comercial, y realmente funciona como mero entretenimiento. Sin embargo, sus constantes saltos temporales, movimientos de cámara y, sobre todo, el triple requiebro del final, hacen de la experiencia algo agotador. Llega un momento en que te crees cualquier cosa y deja de importante quién mató a la chica y por qué. Más cerca de la saga Saw que del cine de autor europeo, no es esto lo que personalmente esperaba encontrarme en este festival. De cualquier manera, aquí tenéis el trailer en su versión original en flamenco.

En Notas de Cine | Día 0 | Día 2 | Día 3

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...