Festival de Sevilla 2012: ‘Holy Motors’ sí es para tanto

Hipnótica y fascinante propuesta de Leos Carax. The Hunt vuelve sobre la traumática realidad de la sociedad danesa.

La captura de movimientos en 'Holy motors'

Uno de los problemas habituales del espectador de cine es el de las expectativas que maneja sobre lo que se va a encontrar cuando se apaguen las luces y el proyector empiece a funcionar. En el caso de los cinéfilos informados que te sueles cruzar en los festivales, este condicionante aumenta hasta límites insospechados, ya que influyen el conocimiento previo sobre el autor, críticas previas ya leídas o simple y llanamente el pálpito que cada uno tenga desde su «infinita» sabiduría. Menciono esta perogrullada a raíz de ciertos comentarios que he oído tanto a la salida de la increíble ‘Holy Motors’ como de la terrible ‘The hunt’, dos de las películas más esperadas este año en Sevilla y que representan lo que debe y lo que no debe ser el cine, dicho un poco a lo bestia.

Holy Motors, el premiadísimo trabajo de Leos Carax, traído hasta aquí fuera de concurso, empieza recuperando una de las cronofotografías de Marey, es decir, llevándonos a un lenguaje que nace antes incluso de que exista el cine. Se prepara así al espectador, se reinicia su mirada, antes de unas amenazadoras imágenes en una sala que dan paso a la trama principal, en la que un tipo (¿un actor, un encargado de puestas en escena, un banquero, un ángel?, en todo caso, un profesional) viaja de cita en cita en su limusina, adoptando distintas personalidades y haciendo trabajos que van de ser el cuerpo utilizado en una captura de movimientos para un videojuego a asesinar a un tipo al que se parece muchísimo. El que haya visto la película pensará que esta es una pésima explicación del argumento y efectivamente lo es, así que mejor paso a otra cosa y que cada uno la entienda a su modo cuando la vea.

Volviendo al tema de las expectativas, ¿es para tanto Holy Motors? Mi respuesta es un rotundo sí. Pocas veces te sorprende un largometraje hasta ese extremo. Carax es un camaleón de lo más hábil, capaz de clavar, con el acompañamiento indispensable del actor Denis Lavant, cada una de las películas que componen un conjunto intenso, frívolo y divertido en algunas ocasiones, melancólico en otras, siempre arrebatador. Volveremos sobre ella cuando llegue su estreno, que será en breve, pero os avanzo que durante la última media hora sentí de forma constante algo parecido al orgasmo.

En el otro extremo de lo que me gusta en el cine, The Hunt es la enésima historia danesa de pederastia. Dirigida por Thomas Vinterberg (qué lejos queda ‘Celebración’ y aquello de no manipular la mirada) y protagonizada por un extraordinario Mads Mikkelsen, la película sigue a un profesor de pre-escolar, Lucas, que es el mejor amigo y vecino que pueda existir, en un pequeño pueblo perdido en el que todos se conocen y coinciden en misa. Cuando una pequeña lunática de cinco años se mosquea con él y se inventa que le ha enseñado su miembro viril «apuntando hacia arriba», todos le vuelven la espalda y se dedican a hundirlo en la miseria.

El debate a la salida de la proyección para la prensa ha sido intensao. Algunos compañeros achacan a la particular cultura de los escandinavos los actos de maldad que realizan los personajes, en mi opinión escasamente creíbles (¿quién puede confiar en esa niña? ¿cómo una inepta de ese calibre puede dirigir un colegio?). Como yo mantengo mi fe en la raza humana, incluso en los daneses (al fin y al cabo un tal Dreyer hizo una tal ‘Gertrud’ y alguna otra), me fijo más en las trampas constantes de Vinterberg, en sus excesos melodramáticos y en su ideología de adolescente mosqueado. Eso sí, la factura de la película es intachable (no solo la imagen, también diálogos, interpretaciones…), lo que hace que el truco funcione mejor para el que quiera tragárselo.

Conociendo este festival y lo que ya pasó con ‘En un mundo mejor’, prima hermana de ‘The hunt’, Vinterberg estará casi seguro en el palmarés.

También a concurso se ha presentado À perdre la raison, película belga que remite a los Dardenne y que cuenta con un trío de protagonistas ejemplar formado por Émilie Dequenne (precisamente vista en ‘Rossetta’) y Tahar Rahim y Niels Arestrup, que repiten juntos después de ‘Un profeta’. Basada en una historia real, la cinta sigue a un joven matrimonio que comparte su vida con un médico mayor que ha ayudado al chico, un inmigrante marroquí, y su familia de forma muy generosa.La situación es rara y tensa, y va a ir cada vez peor a medida que ella se va convirtiendo en una fábrica imparable de  churumbeles.

Joachim Lafosse ha elaborado una película no exenta de decisiones discutibles. Por ejemplo, si está basada en unos hechos reales que resultan tremendamente aterradores, ¿por qué desvela el desenlace en los primeros planos? La verdad es que no acierto a encontrar la respuesta, aunque valoro su desarrollo lento, que la hace más creíble, el uso de la música clásica (cercano en parte al de ‘El niño de la bicicleta’, aunque sin tanta brillantez) y sobre todo las excelsas interpretaciones. Un film sólido pero que no llega a despegar del todo.

Si la sección Las Nuevas Olas ha nacido para sorprendernos, la inclusión en la misma de A ultima vez que vi Macau no ha podido ser más acertada. La película no destaca tanto por su historia (un portugués llega a Macao, antigua colonia, buscando a una vieja amistad, que está en problemas), propia del cine negro, como por la forma en que está contada: al protagonista nunca lo vemos de frente y tampoco los sucesos fundamentales de la trama, que permanecen fuera del alcance de nuestra mirada.

La activación del fuera de campo se convierte en el principal recurso de Joao Pedro Rodrigues, que entrega innumerables planos de gran belleza de la ciudad, también escenario del último Bond, por cierto. La incesante voz en off guía el misterio hasta una resolución extraña, cercana al fantástico. Propuesta originalísima, contagiada del espíritu del recientemente desaparecido Chris Marker, recupera para el cine los lugares que ya visitara el maestro Josef von Sternberg.

Siga el Sevilla Festival de Cine Europeo en Notas de Cine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...