Festival de Sitges 2010. Día 6: Super nos presenta a otro héroe sin poderes

Super

La lluvia ha llegado a Sitges, pero el cine no se para. Las sesiones, con cartos y entregas de premios incluidas, se suceden casi sin descanso, hasta el punto que ya es imposible contar la cantidad de asesinatos que hemos presenciado. Y aunque el triste fallecimiento de Manuel Alexandre es la noticia cinematográfica del día, vamos a hacer nuestro repaso diario de lo que ha pasado en el festival, desde el mismísimo corazón del Meliá Sitges.

Super
Un pobre desgraciado solo está orgulloso de dos momentos de su vida: aquel en que dejó pasar a un policía que perseguía a un ladrón, y cuando se casó. Cuando su esposa, ex-drogadicta, recae y se marcha con un peligroso traficante, su existencia deja de tener sentido. Pero, influido por la lectura de un cómic cristiano, se va a convertir en un superhéroe sin poderes, y va a luchar contra el delito sin renunciar a la violencia.

Kick Ass es la referencia lógica a la hora de visionar esta película, y de hecho hay varios momentos casi calcados. Eso sí, esta Super es menos sofisticada, más decididamente camp, y cuenta con la siempre encantadora Ellen Page. La ideología del film, como suele ocurrir en estos casos, da un poco de miedo, pero contiene secuencias hilarantes y en general entretiene.

Dream Home
Una mujer entra en un piso y se dedica a asesinar a todos los que por allí se encuentran, sin escatimar en el desparrame de sangre y órganos. A través de diversos flashbacks, vamos conociendo la vida de la chica, que desde siempre ha deseado tener un piso en propiedad, pero que nunca ha podido conseguirlo, a pesar de que trabaja muchísimo. Lo que pretende con sus crímenes en realidad es que rebajen el precio del inmueble, ya que puede ser su oportunidad para comprarlo.

Con esta trama, podéis adivinar que estamos ante una crítica bastante poco sutil contra el boom inmobiliario y la crisis económica. El público ha aplaudido con ganas los violentísimos asesinatos, pero a mí sinceramente el nivel de las películas asiáticas me está pareciendo lo más decepcionante del certamen. Al menos, hemos aprendido que comprarse un piso en Hong Kong está imposible.

Vanishing on 7th Street
Imaginaos que en un momento dado todas las luces se apagan. Las sombras invaden la ciudad, y se llevan por delante a todos sus habitantes, dejando apenas sus ropas sobre el asfalto. Tres días después del incidente, solo quedan un puñado de supervivientes, que se unirán intentando huir a alguna parte, pero con la dificultad añadida de que el Sol ha dejado de salir, y se les agotan las pilas para las linternas, imprescindibles para sobrevivir.

Estamos ante una película que por su premisa podría parecerse a alguno de los capítulos de Fringe. Y la referencia no es ni mucho menos gratuita, ya que Brad Anderson, su realizador, también ha dirigido varios episodios de dicha serie. Como siempre suele pasar cuando Anderson está de por medio (El maquinista, Sesión 9, Transsiberian), su labor como artesano es intachable, pero echamos en falta algún estallido en el desarrollo de la trama.

En Notas de Cine | Cobertura Sitges 2010 |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...