Forrest Gump

Una de las mas interesantes y hermosas producciones llevadas a cabo, con transfondo de una bella historia de amor que transcurre en medio de los hechos más trascendentales de la segunda mitad del siglo pasado.

Lo primero y que más impresiona saber de «Forrest Gump» cuando se van leyendo los créditos que van introduciendo la película es el que sea una adaptación de una novela del escritor Winston Groom. Durante casi una década el proyecto estuvo guardado, principalmente por la falta de un escritor que encontrara la manera de llevar la historia de Forrest al cine. Después del lanzamiento de «Rain Man«, la Warner Bros, creyendo que esta historia había perdido su interés comercial, se la cedió a la Paramount a cambió de los derechos del bodrio de «Executive Decision.

Cuando el muy talentoso Eric Roth se adjuntó al proyecto, y después de descubrir que el corazón de la adaptación estaba en la historia de amor entre Jenny y Forrest, estaba comenzando a producirse uno de los proyectos más interesantes y hermosos que se hayan llevado alguna vez a la gran pantalla. La película está dirigida por Robert Zemeckis, protagonizada por Tom Hanks y Robin Wright Penn, con una hermosísima música compuesta por Alan Silvestri.

Forrest Gump es un inocente y muy noble ser humano que accidentalmente se pasea por los hechos más importantes de la década de los años sesentas, setentas y ochentas de la sociedad norteamericana. Absolutamente enamorado de su único amor, Forrest logra ser un actor importante de acontecimientos tan trascendentales como la Guerra De Vietnam, El Caso Watergate, el histórico viaje a China, la muerte de John Lennon y, en medio de todas esas increíbles anécdotas, convertirse en multimillonario.



El año de su lanzamiento la película tuvo un impacto increíble en todo el mundo, llegando a debatirse sobre la clase de mensaje que la película transmitía: era una apología a los clásicos valores conservadores, era una crítica a la sociedad consumista norteamericana, una muestra de lo que fue la transición de la sociedad en la década de los sesentas. Creo que Forrest Gump es todo y eso y nada de lo anterior a la vez. Es una obra cinematográfica que no contiene respuestas sino preguntas, que no explica sino que muestra, cumpliendo de esa manera su único y verdadero fin artístico: que cada uno de los que la veamos pensemos sobre todos esos hechos y saquemos nuestras conclusiones.

De las cosas que más gustarón en Forrest Gump fue la inmensa y profunda investigación de su guión. La concatenación de cada uno de los hechos con la vida del personaje es de una perfecta compaginación, que prácticamente podrían hacer pasar la película como un caso de la vida real. Como ejemplo anecdótico de lo anterior, podemos recordar que en el momento que Forrest llama para advertir sin querer sobre la infiltración del partido republicano en las oficinas de los demócratas, la persona que le contesta el teléfono a Forrest es Frank Willis, quien en la vida real fue el guardia que estaba esa noche en servicio y quien terminó descubriendo la incursión ilegal. Algo muy similar ya había hecho Zemeckis en «Volver al Futuro» cuando Marvin Berry llama a su primo Chuck para ponerle a escuchar la canción que un joven desconocido está tocando, la que es nada más y nada menos que Johnny B. Goode, el clásico que habría de inmortalizarlo.

Robert Zemckis dijo que los productores estaban seguros de que la película tendría alguna importencia comercial en las personas mayores de 30 años en los Estados Unidos, el que sería su target de audiencia. Sin embargo, la sorpresa no pudo ser mayor cuando muy pronto se dieron cuenta que la historia de Forrest Gump estaba robándole el corazón a cualquier persona, de cualquier lugar, en cualquier lugar del mundo.

Y es que la verdad es que Forrest Gump es una historia de amor en medio de un mundo que todos conocemos de manera profunda. Para bien o para mal, el Siglo XX fue el siglo de los Estados Unidos, su historia fue nuestra historia; y de esa manera es que sentimos tan cercano todo lo que a Forrest le acontece. Por otra lado, creo que una persona totalmente ignorante de los hechos que pasan alrededor del drama humano de la película, encontraría igualmente hermosa la historia de Forrest y Jenny.

Porque no cabe duda que un bello amor tan sincero, tan lindo y noble cómo el que él siente por ella, sólo se pueda encontrar en un lugar tan mágico como el cine. La inocencia y sinceridad con la que Forrest ama a Jenny es tan grande, que logran hacer ver que hechos políticos tan importantes como los que la película presenta se vean menores frente a la pureza de su sentimiento. No importa que Jenny sea una de las «hippies» «libertinas», drogadictas y «fracasadas» de los años sesenta, que tanta gente miró con tanto desprecio hipócrita, para Forrest ella, sin importar por lo que pase, «ella es su chica«.

Forrest Gump no es una película política, ni una crítica social, ni siquiera una película con algún discurso sobre la sociedad o algo por el estilo; es sencillamente la historia de amor más linda de nuestro tiempo, la que sin duda alguna sería la más linda de no ser porque existe un fenómeno llamado Casablanca.

Personalmente creo que lo que más me gusta sobre Forrest Gump, es la inmensa intriga que existe sobre la condición mental de su personaje principal. Es claro que Forrest tiene algo que lo hace diferente de las personas con capacidades mentales normales; pero la verdad es que es imposible llamar estúpido a alguien que ha tenido la vida que este personaje de ficción tuvo. Creo que es de una brillantez tremenda por parte de sus creadores el ser sumamente ligeros con la explicación médica sobre la condición de Forrest, dejando al espectador con la obligación de definir que característica se le podría colocar a este tan exquisito personaje.

Y es que es cierto que el coeficiente intelectual de Forrest es de 75, debajo de lo normal; pero tal y cómo dice su madre: ¿qué es normal de todas formas? ¿Acaso Forrest no consiguió todos los logros profesionales y deportivos que cualquier hombre pueda soñar? ¿Podemos llamar estúpido a alguien que logra terminar con el amor de su vida junto a él, convirtiéndola en la madre de su hijo y en su compañera hasta el último momento de su vida? La respuesta queda para cada uno de los espectadores.

En uno de esos momentos maravillosos que el dios del cine nos regala a los cinéfilos, el año en que Forrest Gump se lanzó fue el mismo en que se estrenara Pulp Fiction. Al año siguiente ambas películas habrían de encontrarse en la ceremonia de los premios Oscar, saliendo como gran ganadora la película protagonizada por Tom Hanks. Sin embargo, poco o nada importan los premios en este tipo de películas, que son capaces de enamorar a una generación entera alrededor del mundo, que se conmueven y se dejan llevar por historias tan maravillosas como estas dos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...