Gordon Willis, uno de los más grandes directores de fotografía de la historia, nos ha dejado

Fue una figura fundamental en la carrera de Woody Allen y Alan J. Pakula, así como uno de los principales artífices de la trilogía de ‘El Padrino’.

woody Allen - Manhattan

«Ha sido uno de los gigantes que cambió absolutamente la imagen de las películas. Nada que se hubiera rodado antes de ‘El Padrino’ I y II tenía ese aspecto». Son palabras de homenaje de Richard Crudo, el presidente de la ASC, la Asociación Americana de Cinematografía, a propósito de Gordon Willis, el importantísimo director de fotografía neoyorkino que ha muerto a los 82 años.

Suya es una forma de entender la imagen cinemtográfica que ha cambiado de forma decisiva la estética de las películas de las últimas cuatro décadas. Al criarse en la Costa Este, superando los años de la Gran Depresión, desarrolló una mirada más oscura que la que siempre había dominado en Hollywood. Maestro de las sombras, asombró cuando en El Padrino (1972) dejó en la penumbra el rostro de Marlon Brando, estrella de la función. A partir de aquellas imágenes entre el realismo y la pesadilla, el cine cambió. Después llegarían las otras dos entregas de la trilogía, en las que siguió desplegando su talento.

Marlon Brando - The Godfather

Fue también decisivo Willis en la carrera de otro de los autores fundamentales del cine norteamericano de los 70, Alan J. Pakula. Con él colaboró en thrillers tan recordados como ‘Klute’ (1971), ‘El último testigo’ (1974) y ‘Todos los hombres del presidente’ (1976), sacando perfiles desconocidos de estrellas como Jane Fonda, Warren Beatty, Robert Redford o Dustin Hoffman.

Eso sí, con ningún director colaboró tanto Willis como con Woody Allen, con el que trabajó por primera vez en su salto al «cine serio» con ‘Annie Hall’ (1977). Su aportación fue más que imprescinidble en las legendarias imágenes de Manhattan (1979), aunque no fueron las únicas que ambos crearon en blanco y negro, formato al que devolvieron la gloria perdida. ‘Recuerdos’, ‘Broadway Danny Rose’ o las complejas ‘Zelig’ y ‘La rosa púrpura del Cairo’ fueron otras de sus aportaciones al cine de Allen.

Willis trabajó en más de una treintena de títulos, solo unos pocos de ellos en la década de los 90 (el último fue ‘La sombra del diablo’, también de Pakula). Lo probó como director en ‘Ventanas’ (1980), pero no tuvo suerte en esta faceta. Fue nominado al Oscar solo dos veces, por ‘Zelig’ y ‘El Padrino III’, pero en las dos ocasiones se quedó sin la estatuilla, que le concedió la Academia de forma honorífica en 2010. Descanse en paz.

El Oscar honoríficoVía | IMDB |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...