Harry Potter y el misterio del Príncipe, aventura interrumpida

Harry Potter y el misterio del Príncipe

Título: Harry Potter y el misterio del príncipe
Título original: Harry Potter and the half-blood Prince
Director: David Yates
Género: aventuras, suspense
Duración: 150 minutos
Intérpretes: Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Michael Gambon
Harry Potter 6 y Up, primeras impresiones
Nuevo Trailer: Harry Potter y el misterio del Príncipe
Harry Potter y el misterio del Príncipe, nuevo tráiler internacional
Lo último de Harry Potter se estrena en Londres
Harry Potter y el misterio del príncipe: Más pósters

¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Ni mejor ni peor que las anteriores, aporta suficiente humor y oscuridad. Pero no remedia los defectos heredados por todas las películas.

Críticas: Harry Potter y la piedra filosofal | Harry Potter y la cámara secreta | Harry Potter y el prisionero de Azkaban | Harry Potter y el cáliz de fuego | Harry Potter y la órden del Fénix

Harry Potter y el misterio del príncipe no es ni mejor ni peor que ninguna de las entregas anteriores, excepto la superior dirigida por Alfonso Cuarón. Dibuja algunas relaciones entre los personajes más que en las otras, lo que se agredece. Potencia también los elementos terroríficos y de misterio, con instantes estupendos. Pero, de nuevo, nos deja a medias en el dibujo de la amenaza que sustenta todo su entramado argumental, y a lo largo de dos horas y media –relativamente amenas- nos demuestra, otra vez, que Harry Potter es un todo un fenómeno del entretenimiento que parece que va a contar algo, pero al final prefiere no hacerlo. Las razones, personalmente, se me escapan.


Normalmente, suele ser peligroso defraudar las expectativas del público en este aspecto, aunque a sus responsables, en este caso, les ha salido gratis. Si éstos, J.K. Rowling incluida, deseaban tejer diversas intrigas y misterios más o menos independientes como en el caso de, por ejemplo, James Bond, no habría ningún problema. Pero el caso es que el enfrentamiento de Harry con Voldemort y el esperado regreso de éste son el hilo argumental que quiere vertebrar todo el cotarro, y en ese sentido lo que en la serie es presentado en pantalla siempre se me ha antojado insuficiente.

Creo que los apuntes de comedia sentimental benefician al relato, ya que venía acusando de una frialdad y desinterés en la descripción del trío de jóvenes protagonistas que me venía resultando casi inexplicable. Ninguno de ellos parecía tener ningún impulso o característica más allá de sus rasgos básicos como secundarios –Hermione empollona, Ron gracioso y noble-, de modo que la incorporación por fín, de elementos románticos y humorísticos ha venido a solucionar, por fin, dicha carencia. A ello ayuda la correcta labor de Rupert Grint y, sobre todo, una Emma Watson que promete.

Todo ello tomando forma bajo cierta distancia que es la que viene caracterizando a la saga desde que Columbus y Cuarón dejaron el puesto. No hay verdadera sensación de riesgo o aventura en las aventuras del mago, salvo en momentos puntuales, y sus autores nunca parecen poner carne en el asador argumentalmente hablando.

Pero no hay que tirar todo el film por la borda, en absoluto. Harry Potter y el príncipe mestizo presume, como las anteriores, de un extraordinario y siniestro ambiente que se convierte, con diferencia, en lo mejor de la función. En este punto hay que resaltar algún extraordinario momento de suspense, y otros de puro terror que son casi inauditos en una producción como ésta. Escenas como las que engloban la llegada de Harry y Dubledore a la cueva casi al final del film, o la terrible expresión de una de las jóvenes ante la maldición del collar introducido en Hogwarts son sólo algunos de ellos.

La dirección de David Yates es correcta en absolutamente todos los términos, potencia los componentes de misterio sobre todos los demás, y se maneja bien en la intriga sin que ésta llegue a aburrir (aquí Antonio y yo también diferimos). En el fondo, no está tan mal teniendo en cuenta que Harry Potter y el príncipe mestizo destaca por prometer y nunca llegar a dar – como las dos entregas anteriores-, como quedando pendiente de un desenlace que al final no va a ser, ni mucho menos, para tanto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...