Hollywoodland

El film narra la tragica vida y misteriosa muerte del actor George Reeves, una de las mas intigrantes y especuladas muertes de Hollywood, que a pesar de contar con una buena produccion y un muy interesante elenco, por algunos factores no fue muy apreciada por el publico.

Ben AffleckEn plena década de los años 50, cuando la televisión era considerada un medio artístico de una muy menor categoría frente al cine, George Reeves fue contratado para protagonizar una serie básada en Superman. Amado por todos los niños que lo veían, pero siendo la burla de los adultos, el actor nunca pudo realzar su carrera, quedando condenado a ser el superhéroe que tanto odiaba por el resto de lo que le quedaba en este mundo. La trágica vida y la misteriosa muerte de este actor es la historia que se cuenta en Hollywoodland.

La película inicia minutos después del suicidio cometido por el artista, en el preciso instante que la investigación de la policía acaba de comenzar. De allí en adelante una ambiciosa e interesante estructura dividida en dos partes se va abriendo camino, mediante la que se va contando simultáneamente las causas y consecuencias de la muerte de Reeves.

La historia es narrada desde la perspectiva del investigador privado Louis Simo (Adrien Brody) mientras va descifrando las posibles causas que pudieron llevar al asesinato del actor. A medida que la película y Simo avanzan, se nos va mostrando mediante flashbacks que ayudan a explicar los resultados de su trabajo, la vida de George Reeves (Ben Affleck), y los elementos que se fueron formando alrededor suyo, hasta el momento de su trágica muerte. El interesante guión de está película estuvo a cargo del libretista de televisión Paul Bernaum y la dirección de la misma cayó en las manos de Allen Coulter, proveniente también de la televisión, siendo este el debut cinematográfico de ambos.

Es fácil quedar cautivado con la triste historia de George Reeves (más sí la conocemos desde la absolutamente brillante interpretación de Ben Affleck) un ser humano que detrás del superhéroe que todo niño amaba por su capacidad para salvar al mundo, se escondía un hombre absolutamente frustrado con su carrera y desesperado por ser considerado un actor de categoría, o lo que es lo mismo para ésa época, un actor de cine. Reeves no quería el amor de los niños, quería el respeto de los adultos; no quería ser parte del éxito televisivo de Superman, sino quería ser parte de algunas producciones de cine.

imagen trailer

Siendo un ser que irradiaba mucha felicidad y amor a quienes lo rodeaban, Reeves se acompañó de gente que no lo quiso por lo que era, sino por lo que tenía por ofrecer. Su amante era la esposa de Eddie Mannix (Bob Hoskins), gerente general de MGM, Toni Mannix (Diane Lane), quien teniendo todo el poder y capacidad para ayudarlo, nunca quiso hacerlo por miedo a perderlo, condenándolo a hacer el papel que tanto odiaba. Su primera esposa, Leonere Lemmon (Robin Tunney) sólo estaba con él por el dinero que ganaba como estrella de televisión y, por el lado familiar, había perdido toda comunicación con su madre por lo pésima que fue en su rol de mamá.

En medio de tantos intereses creados, el asesino de George Reeves ha permanecido oculto hasta nuestros días, siendo uno de los casos más intrigantes en la historia de la industria cinematográfica. En ese sentido, el mayor acierto de la película fue no haber descifrado el interrogante que reposa encima de esta historia: fue un asesinato por celos del esposo de Toni, fue un homicidio de parte de su esposa quien lo odiaba, o sencillamente fue el suicidio de una persona que al parecer no tenía ninguna razón para vivir.

Muy valioso para insertarnos en el contexto de los hechos, fue el mostrar la clase de sociedad que era Hollywood en los años 40 y 50: un mundo de poder, fama y gloria, pero a un precio sumamente alto, con ejecutivos y jefes de estudios que parecían ser dioses en sus campos, y mujeres y actores desesperados por la fama y el éxito. De alguna manera, esa era a la sociedad a la que Reeves quería hacer parte y nunca pudo, la sociedad de Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Ingrid Bergman y muchas celebridades más que mostraban un mundo lleno de glamour, pero acompañado de muchas miserias al interior de sus vidas.

poster oficial 2

Al mismo tiempo, un acierto del guión es el personaje de Limo, quien es una representación de la clase de mundo que se vivía en aquellos días. Es él el rostro humano del impacto que causó la muerte del héroe televisivo, pues es padre de un niño que fantaseaba y se ilusionaba con la serie, y que sufrió el efecto de enterarse de la peor manera que lo que ese aparato tan revolucionario mostraba eran mentiras. Del mismo modo, es también un producto de la clase de sociedad que existía en ese momento: desalmado, interesado, obsesionado por el dinero, mal padre.

Además de las actuaciones y la buena presentación de la historia, hay varios aciertos más que ayudan a que Hollywoodland sea una producción mucho más que rescatable. En el diseño de producción de Leslie McDonald; la película muestra un excelente uso de los reducidos recursos con los que contaron para trabajar (14 millones de dólares). La película es de época, lo que de por sí mismo aumenta los costos, pero hay un inmenso cuidado en mostrar el mundo de ese momento con mucha mesura, sin grandes extravagancias, que logran el cometido de ubicarnos en el espacio y momento determinado, sin perder el tiempo concentrándonos en los grandes decorados o el vestuario.

La dirección de fotografía, a cargo de Jonathan Freeman, otro profesional proveniente de la televisión, siempre me pareció interesante, siendo muy variada y colorida. Especial atención tienen para mí las escenas en donde Simo recrea los posibles escenarios de la muerte de Reeves, en medio de una iluminación muy brillante que hace mucha resemblanza a la que usa Robert Richardson.

Sin embargo, y muy a pesar de todos los aciertos en la realización, la película parece más una muy buena producción televisiva de nuestra época, al estilo de «Los Sopranos», que no logra cuadrar del todo en la pantalla grande. Personalmente encuentro muy bien hecha Hollywoodland, de una inmensa factura técnica y con una historia muy bien desarrollada; pero que tiene ese aire a TV Movie que no le ayudó ni conmigo ni mucho menos en la taquilla, logrando recaudar un poco más que sus costos. Sin embargo, se podría decir que lo que la condenó en el cine, fue lo que más la ayudo a su inmenso éxito en el formato DVD.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...