José Luis López Vázquez: Uno de los nuestros

José Luis López Vázquez

Inabarcable carrera la de José Luis López Vázquez, y más aún para los que todavía somos un poco jóvenes. Desde María Fernanda, la jerezana hasta ¿Y tú quién eres? transcurrieron 61 años y casi 260 películas. Su nombre está por tanto ligado a la mayor parte de la historia del séptimo arte en nuestro país, que no olvidemos que ha atravesado por muchas y muy diferentes etapas.

Entre esa inmensa cantidad de films, encontramos parte de la obra del primer Berlanga (Novio a la vista), reivindicables comedias (Atraco a las 3), clásicos a su manera (Sor Citroën), colaboraciones con cineastas más modernos como Carlos Saura (La prima Angélica) o Fernando Fernán Gómez (Crimen imperfecto), un momento para el travestismo (Mi querida señorita), y otros para excelentes adaptaciones literarias (La verdad sobre el caso Savolta, La colmena). También hizo cine de consumo rápido más o menos olvidable (Playboy en paro, La corte del faraón) y hasta una colaboración con el siempre alabado Juan José Campanella (Luna de Avellaneda), ya casi al final de su carrera.

Sin embargo, yo prefiero quedarme con el López Vázquez siempre presente en los primeros guiones de Rafael Azcona. Ese Gabino Quintanilla casado con la rica del pueblo, que ayuda (más o menos) a Plácido a pagar la dichosa letra del camión representa a la perfección al español mediocre, quejica, algo interesado, pero que no es ni mucho menos una mala persona. No muy lejos de ahí está su Rodolfo de El pisito, obligado por su situación a ser mezquino, pero sin perder por el camino ni un ápice de humanidad.

Por tanto, José Luis López Vázquez interpretó como nadie aquello que en el fondo somos todos en gran medida. Al menos por estos lares y en estas clases. Tal vez no os acordéis pero también estaba en ese clásico inmortal llamado El verdugo, haciendo del hermano mayor del sufrido protagonista. Y en la malévola El cochecito, donde tenía que sufrir a su suegro (del que era pasante), además de los antojos de Don Anselmo, al que interpretaba el inolvidable Pepe Isbert.

Ayer nos dejó José Luis López Vázquez. Solo podemos desearle un feliz viaje, menos inquietante que el que sufrió en aquella otra obra maestra, La cabina.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...