La carrera por los Oscar (III): Las nominadas a Mejor Película

Slumdog Millionaire

La favorita: Slumdog Millionaire. Su triunfo está más que asegurado. La única duda estriba en saber si se llevará tantos oscars como baftas la semana pasada. Desde hace cinco años, cuando El retorno del rey obtuviera hasta 11 estatuillas, no había una favorita tan clara para el premio principal. Personalmente opino que el desaforado éxito de la película de Danny Boyle se debe al momento que vive el mundo y más en concreto los Estados Unidos, con la llegada de Obama. Los méritos cinematográficos no termino de vérselos, e incluso me parece inferior a Millones, una película similar del mismo director.
Crítica: Slumdog Millionaire

La aspirante: El curioso caso de Benjamin Button. Si se produjera el sorpresón (cosa que no ocurrirá), la segunda favorita es la película protagonizada por Brad Pitt, más que nada por las 13 nominaciones que atesora. La extraordinaria película de David Fincher ha dejado más bien fríos al público y la crítica estadounidenses (solo un 71% de aprobación de Rotten Tomatoes). Una verdadera lástima, pero no es al año para un relato como este, de conclusiones sombrías y lenguaje complejo.
Crítica: El curioso de Benjamin Button

El curioso caso de Benjamin Button

El lector. Sus opciones pasan porque los académicos quieran premiar a los fallecidos Sydney Pollack y Anthony Minguella, ya que ambos son productores de la cinta y son candidatos por tanto al premio a Mejor película. De hecho, la Academia ha hecho una excepción a su normativa para que ambos puedan ser mencionados en la gala. Más allá de eso, parece poco menos que testimonial la presencia del estimulante pero algo ampuloso drama de Stephen Daldry.
Crítica: El lector (The reader)

El lector (The reader)

Mi nombre es Harvey Milk. Era una de las claras candidatas a estar nominada y no falló. En un año más disputado podría haber tenido opciones gracias al gay power que siempre ha habido en ciertos sectores de la Academia, pero no será tampoco la noche del excelente drama biográfico filmado por Gus Van Sant.
Crítica: Mi nombre es Harvey Milk

Mi nombre es Harvey Milk

La última de la fila: El desafío: Frost contra Nixon. Ni siquiera para mejorar su maltrecha carrera en taquilla le ha servido a la película de Ron Howard esta candidatura. Su nominación es de relleno, lo que es una verdadera injusticia ya que estamos ante una de las mejores películas del año, filamada con buen pulso y con una actuación portentosa de Frank Langella. Y pensar que la mediocre Una mente maravillosa, también de Howard, sí consiguiera este galardón…
Crítica: El desafío: Frost contra Nixon

Frost contra Nixon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...