La marroquí ‘Los caballos de Dios’ gana la Espiga de Oro en Valladolid

El franco-marroquí Nabil Ayouch se basa en una novela para trasladarnos su particular visión sobre los atentados de 2003 en Casablanca. Una reconstrucción de los hechos donde se busca dar respuesta a preguntas incómodas.

Les Chevaux de Dieu

Fue proyectada el pasado jueves en la Sección Oficial de la 57ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) y ha conseguido alzarse con el máximo galardón: la Espiga de Oro. ‘Los caballos de Dios’ (‘Les Chevaux de Dieu’ es su título original) es una película dura basada la actualidad terrorista que nos traslada a los motivos que pudieron llevar a un grupo de mártires a inmolarse por la causa islámica durante los atentados acaecidos en Casablanca en mayo de 2003. Una película que reconstruye minuciosamente los acontecimientos que propiciaron la masacre y que se encuentra dirigida por el marroquí nacido en París Nabil Ayouch. El triunfo de Marruecos en este festival propiciará éste se convierta en el país invitado durante la próxima edición.

La voluntad de Ayouch con ‘Los caballos de Dios‘ es quizás la de explicar lo inexplicable: cómo determinadas personas pueden nublar su juicio con promesas en el más allá y perpetrar crímenes atroces. Para ello el director recurre a una novela, ‘Les étoiles de Sidi Moumen’, de Mahi Binebine, que nos relata la historia de dos hermanos nacidos y crecidos en uno de los barrios más deprimidos de Rabat. Yachine tiene 10 años y vive con una padre que trabaja hasta deslomarse y un padre depresivo. Junto a los progenitores, otros tres hermanos: uno que está en el ejército, otro que es medio autista y al fin Hamid, su mejor amigo y protector. Pero a Hamid lo meten en prisión y Yachine se queda sin su particular guía.

Una vez fuera de la cárcel Hamid ya no parece el mismo: se ha convertido en un islamista radical para huir de la violencia que acompañó sus días de encarcelamiento. Será él quien atraiga a su hermano y otros amigos del barrio a huir de su mísera existencia a través del culto, persuadiéndolos para que se unan a sus nuevos «hermanos». Juntos de nuevo, el grupo de jóvenes será aleccionado tanto espiritual como físicamente por el Imán Abou Zoubeir, que pasado un tiempo les anunciará que han sido llamados a convertirse en mártires. El resto de la historia ya la conocemos: el 16 de mayo de 2003 murieron en Casablanca 45 personas, 12 de las cuales pertenecían al grupo terrorista.

La película, que también estuvo seleccionada para participar en la sección Un Certain Regard de Cannes 2012, intenta dar respuesta a las preguntas más comunes cuando se producen este tipo de situaciones. ¿De dónde proviene ese odio? ¿Cómo puede una persona prestarse a morir por una causa concreta? ¿Qué le lleva a pensar que llevarse a decenas de personas por delante es un designio divino? Las frustraciones de Hamid y Yachine, nacidos en un barrio chabolista en un país empobrecido, convergen para ser alimentadas por un grupo de fanáticos. Si quieres conocer más sobre esta película, de la que aún no sabemos su fecha de estreno en España, puedes ver el trailer que insertamos justo abajo. Eso sí, por el momento solo en francés.

Más sabor europeo en Valladolid

Además de ‘Los caballos de Dios’ hubo otras películas que resultaron premiadas en la Seminci, la alemana Margarethe von Trotta consiguió la Espiga de Plata por ‘Hannah Arendt’, biografía parcial de la genial escritora, interesada por los orígenes del mal a partir del triunfo del nazismo. Otra película europea, esta vez del francés Jacques Audiard, director de la exitosa ‘Un Profeta‘, se hizo con la Espiga al Mejor Director por una cinta protagonizada por Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts: ‘De rouille et d’os‘. Peter Brosens y Jessica Woodworth con ‘La cinquième saison’ y el catalán Pere Vilà Barceló con ‘La lapidation de Saint Étienne’ obtuvieron el Premio FIPRESCI concedido por la crítica cinematográfica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...