Los Oscar 2011: Las nominadas a Mejor Película

El discurso del rey

La favorita: El discurso del rey (Tom Hooper). Los Weinstein, auténticos maestros en el arte de ganar el Oscar, han vuelto con toda su fuerza y han conseguido gracias a una estudiada promoción darle la vuelta a la tortilla. Hace un mes, nadie hubiera apostado por la victoria de esta película, y ahora pocos serían capaces de apostar por su derrota. Su previsible triunfo (que podría ampliarse a una decena de categorías) se me antoja injusto . Estamos ante la bonita historia de una amistad, narrada con británica correción y brillantemente interpretada. Pero ¿es esto un Oscar a la Mejor Película? Mi opinión es que no.
Crítica: El discurso del rey

La alternativa: La red social (David Fincher). Las derrotas sufridas en los premios del Sindicato de Productores (PGA) y Directores (DGA) dieron al traste con su victoria, que se daba por hecha. Una verdadera lástima, porque esta sensacional película, auténtica crónica de su tiempo, debería ganar el Oscar de calle. El Bafta al Mejor Director y el galardón del Sindicato de Montadores son las últimas esperanzas a las que agarrarse. No hay que olvidar que es la única que está en disposición de vencer a la favorita de la noche. Al menos, la estatuilla al Mejor Guión adaptado la tiene asegurada.
Crítica: La red social

La red social

Origen (Inception)

Origen (Christopher Nolan). Había quien opinaba que Origen podía ser la gran sorpresa de este año. Al fin y al cabo, es una película impactante que ha visto todo el mundo. Sin embargo, la inesperada ausencia de Nolan en la categoría de Mejor Director ha dado al traste con todas las expectativas (salvo en las categorías técnicas). Sobre el film han corrido demasiados ríos de tinta (más de 300 comentarios acumula la crítica publicada en esta web), así que solo añadiré que me lo pasé muy bien viéndola, pero que de ahí a que me parezca esa obra de arte vanguardista que muchos han querido ver hay un gigantesco trecho.
Crítica: Origen

Cisne negro

Cisne negro (Darren Aronofsky). Sorprendentemente, y al contrario de lo que le había sucedido a Aronofsky hasta ahora, el director ha conseguido con Cisne negro una importante popularidad pero una recepción algo más fría por parte de la crítica, que se ha dado cuenta de que ha vuelto a abusar del efectismo casi tanto como en sus primeros tiempos, dejando de lado la contención de El luchador. Se quedó con menos nominaciones de las esperadas, y sus opciones pasan ahora por la victoria de Natalie Portman, que parte como favorita.
Crítica: Cisne negro

Valor de ley

Valor de ley (Joel y Ethan Coen). El western hace décadas que dejó de existir, pero los Coen han demostrado con esta película que el viejo Oeste sigue siendo un gran escenario para un fantasmagórico relato de iniciación y venganza. La película ha sido un enorme (e inesperado) éxito de taquilla y ha conseguido más nominaciones al Oscar de las previstas. Sus opciones pasan por la joven Steinfeld, aunque el Oscar que más merece es el de mejor Fotografía, ya que el trabajo realizado por Roger Deakins es soberbio.
Crítica: Valor de ley

The fighter

The fighter (David O. Russell). Sorprende que a estas alturas haya llegado hasta aquí un film que está más cerca del divertimento sin complejos de Rocky que de la carga dramática de The wrestler. Se puede ir con los dos Oscar correspondientes a los intérpretes secundarios (aunque también podría perder los dos) y con la satisfacción de haber conseguido el éxito popular, que es en realidad para lo que ha sido concebida.
Crítica: The fighter

Los chicos están bien

Los chicos están bien (Lisa Cholodenko). Siempre es difícil para una comedia llegar a estas latitudes, y esta lo ha conseguido. Más allá de la improbable victoria de Annette Bening, la película tiene poco que hacer en la ceremonia. Solo resistirá el paso del tiempo como guilty pleasure para progres, que atraidos por la sexualidad de las protagonistas disfrutarán en realidad con un relato ciertamente conservador, sobre todo en su tercio final.
Tráiler: Los chicos están bien

Toy Story 3

Toy Story 3 (Lee Unkrich). En los dos años que llevamos con diez nominadas a Mejor Película en vez de cinco, Pixar ha conseguido colarse en la categoría prinicpal. Y si este sistema hubiera empezado antes, no hay duda de que llevarían más nominaciones. Este año han intentado hacerse fuertes publicitando la película como el mayor éxito comercial del año y la que ha obtenido mayor unanimidad de los críticos. Sin embargo, el camino por recorrer para que una cinta animada gane el Oscar principal es aún largo, a pesar de que sea tan maravillosa como esta.
Crítica: Toy Story 3

Winter's Bone

Winter’s Bone (Debra Granik). De las nominadas, es con diferencia la producción más pequeña, pero también es una de las mejores. Estamos ante un thriller seco, oscuro e inquietante, con alma de western, y con unos actores en estado de gracia. Aunque se vaya de la ceremonia sin estatuillas (su lugar está más bien en los Independent Spirit Awards), seguro que las nominaciones han ayudado a pagar facturas, que en estos casos es muy importante.
Crítica: Winter’s Bone

127 horas

La última de la fila: 127 Horas (Danny Boyle). A Boyle le rieron la gracia de Slumdog Millionaire hace dos años (más bien, se troncharon de risa). El realizador se ha crecido y ha entregado una cinta aún más excesiva, propia de alguien recién salido de un curso de edición con ganas de probar los efectos del Avid pero sin nada real que contar. Por suerte, estamos en disposición de asegurar que este año no habrá estatuillas para el director de Trainspotting (tal vez Mejor Canción, pero esa es una categoría devaluada).
Crítica: 127 horas

Los Oscar 2011 en Notas de Cine | Mejor Película | Mejor Director | Mejor Actor | Mejor Actriz | Mejor Actor Secundario | Mejor Actriz Secundaria |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...