Los Weinstein planean el regreso de Dimension Films

Dimension Films

En los noventa, Dimension Films, la filial de Miramax dedicada al cine de género, creó escuela en Hollywood con las franquicias de Scream, su parodia Scary Movie, y un sinfín de éxitos que trajeron de vuelta el slasher y el interés del público joven por el mismo. Bob Weinstein, hermano del jerifalte de la propia Miramax, Harvey, era su responsable. Después, vino la decadencia, que derivó en el final de la empresa y el surgimiento de otra nueva, The Weinstein Company, que ha proporcionado a Harvey Weinstein un soplo de aire fresco en forma de sendos Oscars a El discurso del Rey y The Artist (Weinstein ha sido, tal y como aseguró Deadline, el verdadero ganador de los Oscar 2012), distribuidas en EEUU por su nuevo estudio. Pero ¿qué ha sido de Dimension Films?.
Lo cierto es que el estudio regentado por Bob Weinstein, de carácter igualmente fuerte, pero siempre menos puñetero que su hermano, tiene un puñado de títulos en cartera y está esperando a resurgir. Pero tal y como indica LA Times, le está costando. Un estudio que 2001 y 2002 estrenaba de media seis o siete filmes anuales, y que en bastantes ocasiones cerraba los balances del año con cifras superiores a Miramax, el año pasado sólo estrenó tres películas, y las tres fueron fracasos. En 2012 no hay nada previsto.

Bob Weinstein y su hermano se plantean un resurgimiento en forma de nuevas franquicias y nuevos talentos, algo que dejaron pasar durante todo este tiempo, ignorando la tendencia del Torture Porn –la marca dejó pasar a Eli Roth, que se fue a dirigir Hostel con Sony- y el terror doméstico de Paranormal Activity, que han copado los números y las tendencias de la última década, en un espacio que le pertenecía por derecho a Dimension.

Sus apuestas: una revisión del exitoso largometraje de los ochenta que dirigió John Badham, Cortocircuito, que han encargado al realizador Tim Hill (Hop). También una nueva entrega, la quinta, de Scary Movie, que se estrenará en enero pese a que todavía no hay guión.

La segunda entrega de Sin City, otro de sus últimos éxitos, por fin está en el disparadero. Robert Rodriguez y Frank Miller están implicados de nuevo. Y también está el film Dark Skyes, una película de terror de bajo presupuesto del productor de Paranormal Activity y el director de El Sicario de Dios. Los Weinstein también apuestan por la secuela Piraña 3D 2, que pese a que fue retrasada el pasado mes de noviembre, está lista para estrenar en algún momento de este año de manera simultánea en cines y en Video on Demand.

Y finalmente, están ‘Aftershock’ y ‘Clown’, dos proyectos de Eli Roth que esta vez los Weinstein no quieren dejar pasar. Tal y como dice Robert Rodriguez en el artículo, los Weinstein son como el tiburón de la película: siempre regresan.

Fuente y foto | LA Times

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...