Momentos de calidad: Pactar con el diablo

Pacino en Pactar con el diablo

Bienvenidos, queridos lectores y lectoras. Pasad, poneos cómodos, sentaos en el suelo como pequeñuelos. Y asistid a la primera entrega de Momentos de calidad, una serie que NdC inaugura hoy para delicia y gusto de freaks como nosotros, creada para devolver el equilibrio a vuestro cosmos interior, últimamente saturado de estrenos irrelevantes y momentos ridículos. En ella podremos encontrar escenas que quizá no pasen a la historia del cine, o a lo mejor sí. Pero eso es lo de menos. Lo importante es que por una razón u otra, quizá accesoria o a lo mejor importante, representan algo para cada uno de los redactores de esta página.

Empezamos con el monólogo final de Al Pacino en Pactar con el diablo, la película dirigida por Taylor Hackford en 1997 que protagonizaron también Keanu Reeves y una novísima Charlize Theron, y que no pierde diversión en cada visionado. Lo que dice el protagonista de Asesinato Justo es un delirante espectáculo de exceso y puritita inspiración por parte de sus guionistas, y sobre todo, una plataforma como cualquier otra para que el actor se luzca de la manera que sólo él sabe. Es, simplemente, tronchante. Aprendedlo, que os lo podemos preguntar. ABAJO EL VÍDEO.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...