Muere Alain Resnais, el último genio de la Nouvelle Vague

Uno de los genios más activos del cine francés nos abandona a sus 91 años y deja a sus espaldas magníficas películas y una de ellas, pendientes de estrenos.

Alain Resnais ha muerto a los 91 años dejando tras de si muchas películas míticas, guiones arriesgados y geniales y toda una revolución estética que todo buen cinéfilo debería conocer.

Alain Resnais fue junto a Godard y Francois Trauffat uno de los fundadores de la Nouvelle Vague, que se desarrolló en Francia en los años 50, pero que fue una inspiración y una revolución para el cine de todo el mundo (como se ve en el Free Cinema o en el Nuevo Cine Español de los 50). De hecho en muchos otros países copiaron su estela creando su propia versión de la nueva ola. Hoy en día siguen imprimiendo su huella en algunas de las películas más arriesgadas, indies o de bajo presupuesto.

Alain Resnais empezó trabajando en la Nouvelle Vague como montador y no sería hasta 1959  cuando realizaría su primer largometraje ‘Hiroshima, Mon Amour’, donde la narrativa no lineal y evocadora a través del uso repetitivo de flashbacks, se convertiría en un recurso que hoy es un clásico del cine. Su estética desnuda y aparente, siempre sencilla, cautivaría a la crítica y sería el principio de la moda que lo marcaría para siempre.

‘El año pasado en Marienbad’ (la adaptación de la Nouvelle Vague de una obra de ciencia ficción) donde los amantes trasladan la acción a lugares comunes, imprecisos y con cierto aire críptico, también a través de diferentes recuerdos, es otra de las obras de culto que mantuvieron su éxito. Lo futurista llegaría más tarde con la historia de ‘Te quiero, te quiero’, pero sería un fracaso total en todos los sentidos, aunque mostraría su faceta más artística.

La confusión aumentó en su montaje con ‘Muriel’ aunque mantenía sus contantes reflexiones sobre el amor y la guerra. Tocó el thriller con ‘La guerra ha terminado’ recuperando al público que había salido decepcionado en la cinta anteriormente citada.

En los 80, empezó a integrar la música como tema y como herramienta dentro del lenguaje de los personajes y con un montaje de yuxtaposición atrevido. ‘Mi tío de América’, ‘La vie est un roman’, o ‘L’amour à mort’ pertenecen a este momento de su producción.

En los noventa Resnais se alzaría con el León de Oro  de Venecia en el 94 con ‘Smoking Non Smoking’, el Oso de plata en Berlín en el 98  con ‘On connaît la chanson’ y con ‘Conocemos la canción’, homenaje musical al cine de los 40 y 50, con la que lograría 7 Cesars de la edición de 1998. En esta nueva línea músical y más clásica llegarían ‘Pas sur la bouche’ (2003). ‘Coeurs’, ‘Asuntos privados en lugares públicos’  y ‘Las malas hierbas’, (Palma de Oro en Cannes en   2009), son sus últimas películas conocidas.

También trabajaría el documental que sería la base de sus inicios, destacando ‘Noche y niebla’, ‘Lejos de Vietnam’ y en los 90, ‘Gershwin’.

Alain Resnais fue un cineasta muy activo e incluso estuvo trabajando hasta sus últimos días, dejándonos una película inédita pendiente de estreno, ‘Aimer, boire et chander’, una de las grandes triunfadores de la pasada Berlinale.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...