IX Muestra Syfy. Día 3: Caníbales, found footage y superhéroes adolescentes

The Woman fue la película más impactante proyectada durante la tercera jornada de la Muestra Syfy de Cine Fantástico. Con una novela de Jack Ketchum como base argumental, la cinta de Lucky Mckee sigue los pasos de una familia que decide civilizar a una mujer caníbal que el progenitor ha cazado en el bosque. Sin embargo, el clan tiene poco que enseñarle sobre buenos modales a la peculiar presa. El marido y el hijo son poco menos que psicópatas, la esposa es una mujer maltratada que no se atreve a denunciar su situación y la hija mayor esconde su embarazo a todo el mundo. Por si fuera poco, el clan guarda un secreto todavía más vergonzante relacionado con uno de sus miembros.

McKee, al que debemos cintas como ‘May’ o la minusvalorada ‘El bosque maldito (The Woods)’, nos ofrece una película que se mueve entre el thriller, el terror y la comedia negra. El realizador pone en solfa los cimientos de la familia tradicional y muestra a una salvaje que es mucho más coherente en su forma de actuar que el clan ‘civilizado’ que la tiene secuestrada. Un exceso de sangre y un desmesurado tono de grand guignol son los principales defectos de una obra que, no obstante, se alza como uno de los puntos álgidos de esta edición de la Muestra.


La Muestra Syfy también reservó un espacio a las películas sobre grabaciones encontradas que los aficionados conocen con la denominación found footage.  La más significativa fue Apollo 18, el primer largometraje norteamericano del español Gonzalo López-Gallego. Producida por los hermanos Weinstein y el realizador Timur Bekmambetov, la cinta cuenta las peripecias de una expedición secreta a la Luna que se realizó en los años setenta. El filme muestra lo que ocurrió con unos hombres que encontraron en el satélite de la Tierra a unos habitantes imprevistos.

López-Gallego logra una atmósfera malsana en un filme verdaderamente inquietante. Lástima que la película, que ha sido vendido a casi todo el mundo, no tenga distribución en España.

La cara más rutinaria y marrullera del subgénero found footage estuvo representada por Atrocious, un trabajo de Fernando Barreda Luna. Desvergonzada mezcla de El proyecto de la bruja de Blair y la saga Paranormal Activity, la cinta nos relata la matanza de la familia Quintanilla a través de las filmaciones en vídeo de dos de sus hijos. La excusa que utilizan los jovenzuelos para registrar todo lo que ocurre en un caserón es la grabación de un reportaje acerca de una leyenda local.

Sin una estructura propiamente dicha, unos personajes imbéciles y una falta de inventiva realmente preocupante, Atrocious es un soberano bodrio que demuestra que su director tiene mejores dotes para el marketing que para la dirección de películas. Esa parece la única razón para que los americanos hayan comprado esta auténtica birria. Como muy bien señala el título del filme, el largometraje de Barreda Luna es verdaderamente atroz.

Otra de las decepciones de la jornada fue The Prodigies. Coproducción europea de animación 3-D, el filme de Antoine Charreyron se suma a la moda de adolescentes con superpoderes en la línea de cintas como Chronicle. La película sigue los pasos de un hombre capaz de controlar los cuerpos de cualquier ser vivo. Apoyado por una fundación, este peculiar superhéroe encuentra a otros chicos con sus mismas habilidades. Su misión es intentar que los chavales utilicen sus dones para el bien. Sin embargo, los adolescentes son agredidos en un parque de Nueva York y, a partir de entonces, todos comienzan a vengarse de un mundo que siempre les ha considerado unos parias.

La cinta no consigue enganchar en ningún momento. Sus personajes son meros monigotes, el guion resulta confuso pese a la sencillez de la trama y la animación es demasiado parecida a la de algunos videojuegos como para resultar verdaderamente atractiva.

En Notas de Cine | Muestra Syfy. Día 1 | Día 2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...