Navidades 2009: Tres miradas al cuento de Dickens

Un cuento de Navidad

A estas alturas de la película, los valores que reivindicaba el Cuento de Navidad de Charles Dickens están más que caducos. Nadie en su sano juicio puede opinar que mantener el espíritu de las fiestas, siendo generoso con el prójimo y grato con la familia, es la única vía para no acabar solo en tu funeral. Ahora se estila más la carencia de creencias, la ausencia de referentes. Por eso es tan sorprendente que la cosecha cinematográfica de este 2009 haya tenido tan presente el celebérrimo relato del autor británico.

Solo con pretensiones maliciosas puede entenderse que se haya apoderado del título del cuento casi literalmente el director francés Arnaud Desplechin, para su Un cuento de Navidad. Los miembros de la familia que presenta esta producción francesa llegan a odiarse a muerte entre sí, y casi no conocen sentimientos como el amor fraternal. Sin embargo, Desplechin refuta más que contradice la obra de Dickens, ya que también abre la puerta a una matizada esperanza, aunque sin dejar de lado el carácter de sus personajes, con tendencia al exceso.

Los orígenes del film de Desplechin cabe encontrarlos en directores tan aparentemente dispares entre sí como Ingmar Bergman o Wes Anderson. Y es que solo una película que a ratos parece Gritos y susurros y en otras ocasiones Los Tenembaum puede ser un buen reflejo de lo que en su día plasmó Dickens en estos tiempos de crisis, más de valores que económica.

El tío Wayne es el particular Marley del protagonista de Los fantasmas de mis ex-novias

En el margen opuesto del panorama cinematográfico se sitúa Los fantasmas de mis ex-novias, que a partir de su segundo tercio pasa a convertirse en una especie de versión rosa del relato de Dickens. En este caso se trata de aprovechar las potencialidades de la estructura del original, sustituyendo al avaro por un rompecorazones, al viejo socio Marley por el fallecido y ligón tío Wayne y a los fantasmas de las Navidades por los de las ex-novias. El resultado, como se pueden imaginar, no pasa de la mera anécdota.

El fantasma de las navidades presentes y Scrooge

Frente a escrituras que lo refutan o lo vulneran, el director Robert Zemeckis ha optado por una adaptación fiel, casi literal, que trata de conservar el espíritu (nunca mejor dicho) de la obra original. Sin embargo, tras su ultradesarrollada tecnología y su conservadurismo narrativo, Cuento de Navidad esconde unas cuentas muy bien hechas y que ni el mismísimo Scrooge habría llevado tan a rajatabla. Son otros tiempos.

En Notas de Cine | Crítica de Cuento de Navidad | Tráiler de Los fantasmas de mis ex-novias | Tráiler de Un cuento de Navidad |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...