Occidente encuentra a Oriente en ‘Cairo Time’

‘Cairo Time’ es la historia de una mujer madura que viaja a la capital de Egipto para reencontrarse con su marido, un diplomático de la O.N.U. que, sin embargo, la ha dejado sola en su periplo por temas laborales. Mientras espera a que éste regrese, Juliette comienza a conocer una ciudad que en principio la desconcierta, del mismo modo que entabla amistad con el guardaespaldas de su esposo: Tareq. La chispa entre ambos no es inmediata, pero el espectador irá presenciando cómo poco a poco la aburrida y cetrina Juliette se abre como una flor ante todo un cúmulo de nuevos sabores, nuevos olores… y nuevas compañías.

cairo time

Juliette y Alexander se enamoran entre pirámides.

La canadiense Ruba Nadda dirige esta coproducción de la que también ha escrito el guión. La estadounidense Patricia Clarckson y el sudanés Alexander Siddig protagonizan así una historia de amor y desamor, según veamos el vaso medio lleno o medio vacío. Además, la española Elena Anaya realiza un cameo en este film, sobre diferencias culturales y diferencias generacionales cuyas fronteras parecen borrarse cuando Juliette y Tareq conectan. De este modo, la mujer deja de lado esa soledad que ya no puede soportar y se deja llevar a un punto intermedio, donde ambos pueden comunicarse sin necesidad de expresar grandes panfletos.

La intensidad emocional del film nos recuerda a dramas románticos como ‘Los puentes de Madison’ con el añadido del exotismo del lugar, pieza clave para poner en escena dos tipos de mirada: la occidental y la oriental, que por un momento parecen converger y poder salir adelante juntas, aunque finalmente, y como suele pasar en este tipo de relatos, pese más la costumbre y el juego de lealtades. Como un lugar lleno de compromisos ineludibles en el que guarecerse. Por otro lado, ‘Cairo Time’ es el particular homenaje que la directora rinde a todas aquellas mujeres que una vez se perdieron en el camino y dejaron que el hombre que las acompañaba pasase a un primer plano. De hecho, la incomunicación de Juliette con su marido es evidente, y no solo porque hable con él a través de teléfonos sin respuesta. Se puede observar en el rostro apagado de esta mujer que cree que ya ha perdido toda oportunidad de ser amada, se palpa en la progresiva revitalización de unos rasgos cetrinos y aburridos, que poco a poco se transforman en cálidos. Sin embargo, el supuesto romance que todos estamos dispuestos a presenciar con anhelo no nos salva de experimentar que estamos ante una historia cientos de veces relatada.

Otro de esos romances con tiempo de caducidad que, sin embargo, cambian por dentro a quienes los viven. Los románticos lo agradecerán, y los escépticos pueden quedarse en casa.

Fuente / IMDB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...