Oscar 2012: Las nominadas a Mejor Película

Michel Hazanavicius - The artist

La favorita: The artist (Michel Hazanavicius). Estamos a pocas horas de que esta producción francesa, más bien pequeña, se haga con el Oscar a Mejor Película. No tiene rival en la carrera desde hace meses, y la gran duda está en saber con cuántas estatuillas se irá del Kodak Theatre, y si su director y sus protagonistas también serán premiados. Sigo pensando que es un film muy agradable y bien resuelto, pero que no está entre los mejores trabajos de 2011.

La alternativa: Los descendientes (Alexander Payne). Lo de «la alternativa» es por poner algo (y por su buen rendimiento comercial en Estados Unidos tras conocerse las nominaciones), ya que nadie en el insólito universo de expertos en los Oscar cree que ‘The artist’ tenga alguna posibilidad de perder el premio principal. Las opciones para el pequeño gran film de Payne, significativo y hermoso, pasan por Clooney y por su guión adaptado.

Alexander Payne - The descendants

Martin Scorsese - Hugo

La invención de Hugo (Martin Scorsese). La conclusión más evidente que podemos sacar de las nominaciones de este año es que el cine ha decidido mirar sin ira a sus orígenes mecánicos, puede que abrumado o animado por el carácter efímero de las imágenes de síntesis. Scorsese ha sido el autor del homenaje más sincero y brillante, una prodigiosa puesta en escena tridimensional de historias, guiños y referencias que a cualquier mitómano debería derretir. Desde el amor por el cine, creo que debería ganar este Oscar y los otros diez a los que opta.

Tate Taylor - The Help

Criadas y señoras (Tate Taylor). Arrasó en los premios del Sindicato de Actores y también en la taquilla norteamericana, por lo que su candidatura parece una de las más potentes. Sin embargo, su presencia se me antoja injusta (nombremos a algunas de las ausentes: ‘El topo’, ‘Drive’, ‘Millennium’) teniendo en cuenta su escasa originalidad y riesgo. Gracias a sus actrices, puede ser una de las triunfadoras de la noche.

Terrence Malick - The tree of life

El árbol de la vida (Terrence Malick). Me encantaría que ganara, más que nada porque sería una oportunidad para una forma única de entender el cine y el arte, aunque su parte final no esté al mismo nivel poético que el resto del largometraje. Cuando se anunciaron las nominaciones, ni siquiera se habían concretado los nombres de los productores que subirían a recoger el premio: se nota que no les importa demasiado.

Woody Allen - Midnight in Paris

Midnight in Paris (Woody Allen). Más de un cuarto de siglo después de ‘Hannah y sus hermanas’, una película del neoyorkino vuelve a conquistar al respetable yankee y a optar al Oscar a Mejor Película. Es desde luego la más divertida y deliciosa de todas las nominadas, y la única que se muestra desdeñosa respecto a aquello de que «cualquier tiempo pasado fue mejor». Un acto de justicia, que llega demasiado tarde.

Bennet Miller - Moneyball

Moneyball. Rompiendo las reglas (Bennet Miller). La película ha pasado más bien desapercibida entre el público español, y es normal dado que trata sobre estadísticas de beísbol, un deporte que llama muy poquito la atención por estos lares. En cualquier caso, notable trabajo, confirmación del talento de Miller y nueva oprtunidad para Pitt de lograr el Oscar, aunque parece que esta vez tampoco le caerá.

Steven Spielberg - War Horse

Caballo de batalla (Steven Spielberg). Tercer homenaje explícito al cine de otro tiempo, aunque Spielberg no se va tan lejos como Scorsese o Hazanavicius, centrando su nostalgia en la humanidad de los personajes Ford y en la expresividad de ‘Lo que el viento se llevó’ a través de un final tan apabullante como toda su factura técnica. Película complicada, ya que trata de emocionar al espectador a toda costa y no lo termina de conseguir. El Rey Midas tendrá otra oportunidad el año que viene con ‘Lincoln’.

Extremely loud and incredibly close

La última de la fila: Tan fuerte, tan cerca (Stephen Daldry). El momento más memorable del film es cuando se atreve a poner en pantalla la imagen que ha servido de pesado contraplano a todo el cine de los últimos diez años: un humeante rascacielos a punto de derrumbarse a través de una ventana. Lástima que a partir de tan poderosa premisa Daldry no haya sido capaz de dirigir algo menos irritante y ampuloso. Me sobra por completo su presencia en esta categoría, aunque se puede ir con un Oscar gracias al honorable veterano Max von Sydow.

Oscar 2012 | Nominaciones completasDirectores | Actrices |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...