Oscar 2013, o cómo la Academia volvió a humillar a Spielberg

La Academia no ha querido poner a Spielberg en el grupo de realizadores más premiados de su historia y ha premiado a Ang Lee por su estupendo trabajo en ‘La Vida de Pi’.

Lincoln fracasa en los Oscar

La noche del domingo Argo‘ de Ben Affleck se hizo con el premio a la mejor película y también con el de mejor guión adaptado, todo ello pese a no estar nominada al mejor director, y tener una contendiente de altura comoLincoln‘, la favorita hasta hace apenas unas semanas y la película más nominada de la edición. ¿Qué es lo que llevó a los académicos a premiar un thriller estupendo frente al monumental fresco histórico pintado por un sobrio Spielberg, basado además en el personaje histórico más admirado de la historia de su país?

El triunfo de ‘Argo’ y Ang Lee sobre ‘Lincoln’ y Spielberg pone de actualidad el ninguneo más o menos constante de la Academia a un realizador capaz de combinar como nadie el cine comercial para el gran público con el de mayor alcance y prestigio, de ése con opciones de Oscar, sin que las primeras puedan entenderse como concesiones a la platea ni las segundas como intentos impostados de ganarse las simpatías de la crítica. Además, el de Ohio al fin y al cabo ya tiene dos Oscars al mejor director, y un tercero le hubiera puesto a la altura de artistas como John Ford o William Wyler. Un privilegio que la Academia ha debido ver excesivo, o al menos ha decidido retrasar.

Hay que recordar que Spielberg triunfó plenamente con ‘La Lista de Schindler’, pero incluso con ‘Salvar al Soldado Ryan’ ya sufrió el varapalo de llevarse el premio al mejor director y no el de mejor película, que fue a parar de manera casi ofensiva a la inferior ‘Shakespeare in Love’.

Antes incluso, en el año 1985, ‘El color púrpura’ fue nominada a once premios y no se llevó ninguno (fue el año en que ganó la mucho más romántica ‘Memorias de África’), y en 1975, ‘Tiburón’ fue obsequiada con opciones a la mejor película sin que su joven realizador fuese contemplado como su director, pese a haber sido precisamente él quien convirtió un desastre potencial en una de las cintas más importantes en la historia de Hollywood. Pero no hay que irse tan lejos: recordemos los casos de ‘Munich’, con cinco nominaciones y ningún Oscar, e incluso la reciente ‘War Horse’ el año pasado. En ningún caso ambos filmes partían como favoritos.

Tampoco es el único. Algo parecido le pasó a Ang Lee en 2005, cuando ‘Brokeback Mountain’ le reportó un merecido Oscar al mejor realizador, mientras el de película se iba para la olvidada y olvidable ‘Crash’, en una maniobra que en su momento fue interpretada como un polémico intento de no premiar a lo que al fin y al cabo era un romance homosexual, pese a que se trataba de la mejor película de aquel año. La compensación le ha llegado al taiwanés este 2013 en forma de presea al mejor director por la también estupenda ‘La vida de Pi’, en la que ha llevado a cabo un trabajo fenomenal y meritorio. Pero a costa de un nuevo ninguneo, esta vez a Steven Spielberg, tal y como explicó nuestro compañero Antonio en su pre análisis de la categoría de mejor dirección.

¿Castigo al éxito? ¿Una campaña formidable de los responsables de Warner Bros y Fox para sus películas? ¿O será una apuesta honesta por el cine de género por parte de la Academia (ejem)? En todo caso, y sobre todo en la igualdad que ha caracterizado a todos los contendientes de este año, de todo ello puede haber un poco en una gala que ha brillado por lo repartidos que han sido sus premios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...