Punto límite: Cero

Una de las principales muestras del cine de carretera o road movie de los 70, Vanishing Point (Punto límite: cero) ha resultado ser un film de culto que ha sido recientemente reivindicado sin sutileza alguna por Tarantino en su reciente Death Proof. Filmes como Easy Rider, Loca Evasión, e incluso otras más lúdicas como Los caraduras, llevaron la acción a las carreteras configurando un subgénero donde la rebeldía contra la autoridad característica de las minorías contraculturales de su época campaba a sus anchas. El automóvil actuaba como símbolo de libertad netamente americano y daba pié a historias de descubrimiento personal.

Kowalski, un hombre de misterioso y turbulento pasado que conoceremos sólo por breves flashbacks, -casi un hombre sin nombre- debe llevar un Dodge 1970 a San Francisco en dos días. Sin que se cuente más sobre el motivo, o qué le lleva a no detenerse ante nada o nadie, (salvo la nada disimulada apología de las drogas, nada anecdótica en su desenlace) poco más sabremos: pese a los imprevistos, el cínico Kowalski ha decidido pisar el acelerador a tope, y no habrá nada que lo detenga…

Sin duda uno de los elementos que convirtieron al film en objeto de culto fue la representación de una manera de vivir absolutamente de vuelta y media y decepcionada con el entorno autoritario de la época, aparte claro está de la mitología de las claramente plasmada en la cinta. La excelente fotografía del difunto John A. Alonzo muestra los desérticos escenarios de la América Profunda con una voluntad paisajística digna de elogio, como también la clara y contundente planificación de las escenas de persecución –absolutamente verosímiles- que ocupan la práctica totalidad de la cinta. Simplemente ver avanzar el Dodge blanco por el desierto a veces es una verdadera gozada por sí misma, y ello cabe agradecérselo tanto a Alonzo como a Richard Sarafian, director de discreta o casi nula carrera posterior, padre además de otro director también de discreta o nula carrera, Deran Sarafian (a pesar de que le tengo cierto aprecio a Velocidad Terminal).

Sobre la mencionada admiración de Quentin Tarantino por esta cult movie, no es de extrañar: aparte de su críptico, seco y sorprendente final, la cinta posee esa clase de originalidad que gusta al de Tennessee: el magistral y abundante uso de canciones, o el hecho de que Vanishing Point es una sola situación y todo lo que de ella se deriva, (aunque sus autores hayan conseguido exprimir todo el jugo poético). Sin desarrollo real de personajes, actos convencionales o una narrativa interesada en desarrollar algo más tangible que una mera persecución, la cinta de Sarafian es una rareza dentro del cine de acción, que apuesta por momentos oníricos y alegóricos (el Dj negro –detalle este nada anecdótico- Super Soul guíando cual Mesias a través de las ondas al expiloto Kowalski, advirtiéndole de los movimientos de la policía que va tras él), o la abundancia de personajes característicos de la época que parecen surgir de la nada, sin que nada sepamos de su significado, a lo que no ayudan, por cierto, los crípticos y poco abundantes diálogos: el piloto en Jaguar, la mujer en bici desnuda y su hippie novio, el anciano recogedor de serpientes…

Sorprende ver como autor del guión a Guillermo Cabrera Infante, que bajo el pseudónimo de Guillermo Cain (con las dos primeras letras de cada apellido) firma un libreto repleto de elementos religiosos y críticos contra el sistema, aunque la cinta puede verse como una película de acción extraña y existencialista…un western moderno y un viaje al punto de desvanecimiento, que reza el más afortunado título original.
Todo ello acaba convirtiendo la película en una atractiva, que no redonda, rareza con un espíritu ciertamente desencantado: si la mayoría pensante se pregunta cual es la respuesta, para acercarse a Vanishing Point podemos más bien formular “¿Cuál es la pregunta?”…Nadie lo sabe, nadie lo ve, reza la canción de sus títulos finales…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...