Recordando a El Nota

el-gran-lebowski.jpg
Considerada por algunos una simpática comedia irónica y por otros como trascendente pieza de culto, lo cierto es que revisionar El gran Lebowski ha supuesto una más que grata sorpresa para el que esto suscribe. Probablemente tomada como una vuelta atrás por algunos por volver a la comedia absurda de Arizona Baby tras suceder éxitos como Fargo, no por ello deja de ser una más de las demostraciones de cine de los Coen.

Jeff Lebowski, apodado El Nota, un día es confundido con un millonario con el que comparte nombre. Tras ver perjudicada su alfombra por el orín de un secuaz, El Nota se propone recuperar lo que es suyo, dando pie a una serie de equívocos en clave de serie negra que llevarán a éste y su amigo Walter a enfrentarse a peligrosos nihilistas, a un productor de cine porno, entregar un rescate y a meterse en un lío en el que, sinceramente, El Nota hubiera deseado no meterse.

Los Coen orquestan una trama basada en elementos y personajes suponiedo un nuevo y particular acercamiento al cine negro, esta vez en clave de comedia irónica, histriónica y fantástica. El Nota, un desgraciado orgulloso de serlo, parece el menos indicado para resolver una trama a lo Dashiel Hammet o Raymond Chandler. Este hilo argumental parece querer seguir un camino convencional, pero los personajes atípicos lo llevan por polos opuestos, extrañando con ello al espectador. Los Coen, ni que decir tiene, sacan partido y se divierten con la perplejidad generada: regodeandose en el vacío, se toman la libertad de redondear unos personajes grotescos y entrañables con total libertad.

El secuestro que complica la historia al final no es ni siquiera tal cosa, haciendo que la revisión de la mitología noir quede en una aventura intrascendente con un personaje que parece ir siempre por detrás de los acontecimientos. Jeff Bridges incorpora magistralmente a un fumeta pasado y terminal desprovisto de cualquier preocupación, pero libre como el viento: El Nota ni siquiera tiene la voluntad suficiente como para darse cuenta de ello, y por eso mismo es entrañable. Walter (John Goodman pasando por tercera o cuarta vez a la historia) es un traumatizado ultraviolento de extrema derecha que resulta ser el mejor amigo del primero…algo así como juntar a un rojo con un franqista, oigan. Y entre medias una banda de nihilistas liderada por Peter Stormare (no nos importa nada, le advierten).

Lo cierto es que El Gran Lebowski hace gala de demasiados momentos magistrales y subterfugios cinematográficos como para ser obviada (atención a Jesus Quintana, el mejicano pedófilo interpretado por John Turturro, o la presencia del Extraño -Sam Elliott- narrando la historia al espectador).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...