Kevin Smith revive gracias a Sitges

Cuenta la leyenda que Kevin Smith quiere dejar el cine. De hecho, la leyenda se completa con la información de que, antes de hacerlo, el director norteamericano ideó una película totalmente innovadora para el grosso de su carrera. Un thriller de terror psicológico inspirado en la escalofriante familia Phelps, un grupo de fundamentalistas cristianos, extremadamente homófobos. Pues bien, esta película se hizo… pero Smith no encontró distribuidor, por lo que tuvo que recorrerse Estados Unidos en furgoneta, intentando encontrar quien comprase copias de su cinta para exhibirlas en los cines. Al final, el realizador prefirió que la película saliese a subasta en Ebay, pero él mismo fue quien la adquirió.

Este penoso periplo, sin embargo, ha dado sus frutos, pues el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya 2011 (vamos, el Festival de Sitges de siempre) ha decidido conceder a ‘Red State‘ el Premio a la Mejor Película. De hecho, era esta cinta junto a ‘Attack the Block‘, una historia de alienígenas firmada por el inglés Joe Cornish, las preferidas por el jurado. La primera no se ha ido con las manos vacías, pues ha obtenido la mención oficial del jurado, del público y de la crítica, así como el Premio a la Mejor Banda Sonora. ‘Red State’, por su parte, ha recibido también el galardón al Mejor Actor, que ha ido a parar al sublime Michael Parks, el violento predicador de la película. Un malo muy malo que pone los pelos de punta, eso no lo podemos negar.

La incursión de Kevin Smith, director de tragicomedias teen como ‘Clercks’, ‘Mallrats’ o ‘Persiguiendo a Amy’, en el género de terror, tenía a los fans del director (y demás curiosos) muy atentos. De hecho, la crudeza del tema tratado no casaba del todo con la personalidad (cinematográfica, se entiende) del cineasta. No obstante, lo que en principio se nos vendió como un giro de 360º en su carrera resulta ser menos radical, si bien mucho más sórdido y cruel. Lo cierto es que ‘Red State’ no prescinde para nada de algunas señas de identidad bien claras para los aficionados al director, como son los adolescentes, el sexo, la comedia o los diálogos disparatados. Sin embargo, todo lo demás resulta un batiburrillo algo confuso.

Lo que empieza como una típica comedia de adolescentes se convierte de repente en un film de terror de lo más sórdido, tipo ‘Hostel’, para luego convertirse en un delirio completo, con la secta y las fuerzas del orden enfrentadas. Cabe destacar la buena labor de los actores, en concreto la de Melissa Leo (hija del predicador Cooper) y John Goodman (policía), sin olvidar al mencionado Michael Sparks, cuyo monólogo contra los homosexuales funciona como una suerte de enunciación de toda la violencia que vendrá después. Sin embargo, y pese a una temática potente, el fallo de ‘Red State’ es el de no casarse con nadie. Esto es, la cinta huye de las convenciones genéricas del terror para convertirse en una mezcla de géneros que puede llegar a cansar al espectador: thriller, comedia de adolescentes, terror de sectas, cine de acción… Como vemos, Kevin Smith ha tirado la casa por la ventana. ¿Dejará realmente el cine? Lo dudamos.

Más información sobre la película y el fallo del jurado en El País.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...