SEFF’14: La difícil superación de una pérdida, tema de la única española a concurso

‘El camino más largo para volver a casa’ brilla más por su factura técnica que por su capacidad para emocionar. También se ha presentado la dura historia de drogadicción ‘Heaven knows what’ y el nuevo cortometraje del centenario Manoel de Oliveira.

seff

Por desgracia para los que nos pasamos el año entero esperando la cita, el Festival de Cine Europeo de Sevilla sigue avanzando de forma inexorable hacia su final. Aunque en esta último tramo se hace más difícil disfrutar de las películas por el cansancio mental acumulado, la Sección Oficial sigue desgranando títulos de mucho interés. La próxima crónica la publicaremos después del palmarés, para el que de momento no hay una favorita clara: ‘The kindergarten teacher’, ‘Amour Fou’, ‘Turist’, ‘Hungry Hearts’ o alguna otra (quedan títulos importantes antes del desenlace) puede llevarse el gato al agua.

Lo que va a ser difícil en esta edición de 2014 es que el cine español logre el Giraldillo de Oro, premio más importante del certamen. La única posibilidad, la catalana El camino más largo para volver a casa, no parece estar al nivel de los títulos antes mencionados, aunque podría llegar al palmarés a través de su protagonista, un inspirado Borja Espinosa. La cinta, obra de licenciados en la ESCAC (la prolífica escuela de cine de Cataluña), rinde a un gran nivel en cuanto a la técnica y planificación, pero no logra conmover, pese a que en ocasiones lo intenta con todas sus fuerzas.

La película nos presenta a Joel, un tipo que sale de su casa para llevar a su perro moribundo al veterinario y después no encuentra la forma de volver. Parece simple. Sin embargo, su búsqueda de un juego de llaves nos va desvelando al personaje, que ha sufrido la pérdida de su pareja sentimental días atrás y vive en shock, comportándose de un modo desequilibrado, incapaz de asumir todo el dolor que siente. Pese a su apreciable rigurosidad y a algunas composiciones muy logradas, el film no acaba de romper su coraza debido precisamente a que parece estar maniatado desde la planificación. Recurrir al sufrimiento del perro en busca del impacto del espectador para anunciar inmediatamente después del final, en un gesto de innecesaria corrección política, que ningún animal sufrió durante el rodaje, no parece una maniobra demasiado digna de aplauso.

Mejores sensaciones en general ha dejado Heaven knows what, aunque algunos compañeros han recalcado su condición netamente neoyorkina, algo difícil de asimilar en esta celebración del cine europeo (se supone que parte de la financiación del film es francesa). La cinta elude el pasado de su protagonista, Ari, una mendiga adicta a la heroína cuya edad no llega a los 20. Su terrible rutina callejera, que ella no valora ni en ese ni en ningún modo, queda marcada por sus tendencias autodestructivas y un deseo romántico poco conveniente.

Pese a que el planteamiento y buena parte de las situaciones del film de los norteamericanos Ben y Joshua Safdie recuerdan a la película alemana de 1981 ‘Yo, Cristina F’, Heaven knows what encuentra su propia energía en el magnetismo de la protagonista, encarnada a su vez por la chica que vivió la historia real y la plasmó posteriormente en un libro autobiográfico. Los fogonazos casi sinestésicos de música electrónica y el planteamiento de realización directo, hiperrealista, contribuyen a que este film frenético no se vea como un drama más sobre yonquis a los que mirar sintiendo lástima sino como un puñetazo de realidad.

También se ha podido ver en la Sección Oficial, aunque esta exenta de la competición, la última obra de Manoel de Oliveira, ese señor de Portugal que está a punto de cumplir 105 años. En O velho do restelo, pone a compartir banco en un parque a Luis de Camoes, Castelo Branco, Teixeira de Pascoaes y al mismísimo Don Quijote. Su diálogo sobre cuestiones existenciales y sobre el carácter de los que habitamos la Península Ibérica, complementado por imágenes de films de otros directores y del propio Oliveira, resulta tan vigorosa como sencilla, dejando atrás el tono solemne de la mayor parte de los trabajos de este milagro de la naturaleza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...