«Sopa de Ganso»

Esta es una película de los Hermanos Marx. Del año 1933 proveniente de Estados Unidos hablamos de la considerada obra maestra de esos maestros del humor que lograron hacer sus buenos estragos en el cine sonoro.

Cartel¿Qué he de decir de esta película? Podría empezar diciendo que es de los Hermanos Marx (Groucho Marx, Chico Marx, Harpo Marx  y Zeppo Marx), que proviene del año 1933 y de Estados Unidos; que es una obra maestra del humor y que de tan delirante se presenta como una de las comedias más coherentes con el tema que trata. Pero nunca he de decir esas cosas…

Los Hermanos Marx eran hijos de los padres Marx y, como su ascendencia no solamente se dedicaron a descender sino al teatro. Entendiendo por esto desde el teatro de boudeville, la música, y el gag que juega tanto con el lenguaje hablado como visual.

Eran cinco en un principio pero haciendo logaritmos parecidos a los que hicieron en la campaña publicitaria de los tres mosquiteros nos encontraremos hablando de cuatro (Hermanos). Al menos en esta película; la cual compite con su «Una Noche en la Opera» por cabecear el título de obra maestra de estos señores. De cualquier forma nadie está de acuerdo en la no unanimidad de que esta se lleve ese título.

Espejo

Y es que todo empieza en los paisajes de un país (que uno se imagina Europeo) llamado Freedonia. En el la elite más o menos oligárquica necesita veinte millones para afrontar una deuda y, la señorita que puede poner ese dinero pone también una condición: Un nuevo líder.
El líder no será otro que Rufus T. Firefly, representado por Groucho. Desde que aparezca su aparición aparecerá la serie de gags que a un ritmo envidiable (aunque tal vez no siempre demasiado sostenido por una trama sin sujetadores) se dará rienda suelta a esa especie de surrealismo anárquico y «epiléptico» que se mezclará en un mundo donde de tan incoherente hará recordar al real.


Tendrá un enemigo, líder del país vecino Silvana. Éste dominado por el ¿conde? de Trento. (Trento + Silvana… ¿Transilvania?). Este hombre que con una ética poco estética le pedirá la paz a Rufus se verá golpeado por los guantes de la diplomacia emplumada ¿?
Mandará, para vigilar a su enemigo, a un par de espías que no serán otros que Chico y Harpo representando a Chicolini y Piccolini (el italiano y el mudo respectivamente). Ellos serán capaces de imbiscuirse en la casa de su enemigo, vestirse igual a él, hacer una genial escena frente a un espejo o simplemente un destrozo con un vendedor ambulante.

¿Importa acaso? ¡Los gags son demasiado buenos! Incluidas las escenas musicales, que no aburren en nada, los juegos de palabras de Groucho, las respuestas telefónicas del mudo payasesco Chico…
No es casualidad que éstos señores hayan servido de inspiración a personas como Woody Allen. Es más, el famoso pasaje de una escena bastante fuerte en «Hannah y sus Hermanas» deviene en la puesta en escena de los movimientos de estos señores.

Marx Brothers

Pero ubiquémonos un poco
Por un lado estamos en un período de entreguerras, siendo que seis años después al estreno del film estallaría el conflicto bélico más grande del Siglo XX. Veníamos de la Primera Guerra Mundial, una paz tensa y una Norteamérica que había mirado con espanto lo que se había llegado a anunciar como el fin del sistema aquel…

Eso, ya, desde un principio, explica lo que se mencionó al principio: Esa gran deuda. Por otro lado, está el tema bélico; que de forma totalmente surrealista se abordará aquí (Chaplin lo había hecho explícitamente en un corto, que si bien no era surrealista tenía elementos bastante oníricos y un final que hace que yo lo considere una Obra maestra en su metraje).

En fin; ¿Sabe usted quienes eran los Monthy Pythons? Pues los Monthy Pythons sabían quienes eran los Hermanos Marx. También me he encontrado decepcionado de saber que, de tanto que los Hermanos Marx sabían quien era Chaplin sabían un chiste de espejos; que logra estar en los anales de la historia del cine cómico; pero que no fue inventado por ellos, sino por ése otro.

De cualquier forma aquí nos encontramos con momentos de una brillante brillantez. Enmarcado en un contexto temporal que, si bien puede haber sido vivido como difícil de abordar en el momento puede; si no transmitir, inspirar algunas reflexiones interesantes.

Puesto que… Un hombre que se convierte en líder de una nación casi de la nada, de forma autoritaria y poco inteligente entra a dirigir un país con una seriedad que, por suerte, para uno como espectador en una sala; es irrisoria.

Con escenas bélicas donde podremos ver estampidas de elefantes junto a un payaso más o menos tierno que mira a cámara y sonríe en un mundo donde todo parece estar semi psicotizado. Para llegar a un final que sabe como cerrar una situación de forma parecida a como la abrió y transcurrió.

Groucho

Se dice que esta es una de las películas con más ritmo de los Hermanos Marx, debido a que no hay intersticios musicales (y los que hay aportan a la historia y al humor). Debido a su poca duración (70 minutos aproximadamente) y a la calidad de unos chistes que bien se querrían hacer hoy.

Figurando en varios rankings de mejores películas (graciosas o no) debo reconocer que si bien, en ningún sentido me ha decepcionado… tampoco me ha conformado tanto.

Al momento de su estreno fue recibida de forma fría por el público; y hay que entender que los Marx (en cine) han sido valorados mucho al ser re-vistos.

De cualquier forma, quién sería su siguiente productor (en relación a ésta película) comenta algo que se me hace muy interesante (y, es más; me hace acordar exactamente a un problema a la hora de ver películas de Jacques Tati) consistente en que, si bien los gags están muy bien; no hay un hilo argumental lo suficientemente claro y fuerte que nos permita a nosotros como espectadores «posicionarnos» de determinadas formas que podrían hacer que ese sentido del humor nos llevara a destornillar más.

En fin; «El Joven Sherlock» de Búster Keaton; «Tiempos Modernos» de Charles Chaplin y ésta se presentan como películas esenciales para entender el devenir de un humor (y tómese en cuenta que uso «mis» referentes, no pienso abarcar, ni de lejos, ni todos, ni los mejores que puedan existir) que llegaría a «Some Like It Hot» de Billy Wilder, «La Fiesta Inolvidable» en 1960; «La Vida de Brian» posteriormente, películas tanto como las de Woody Allen o la reciente «Muerte en un Funeral«.

Saltando algunos y desconociendo muchos más, les recomiendo, de cualquier forma, que se hagan un tiempito (tampoco dura mucho) y aprecien. Si puede decepcionar (más difícil aún después de leer esto) realmente creo que a pocos (casi ninguno) le/s pasará.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...