Spielberg y Lucas anuncian la «implosión» del cine

Spielberg y Lucas han sorprendido con un análisis bastante apocalíptico de lo que le espera al mercado de salas cinematográficas frente a la pujanza de la ficción para televisión.

Implosión en el cine

Una conferencia con Steven Spielberg y George Lucas en la Universidad del Sur de California dejó a la prensa mundial una serie de jugosos e inesperados titulares. El primero de ellos fue la confesión del genio de Ohio de que su última película, la multipremiada y galardonada ‘Lincoln‘, estuvo a “esto de cerca” de ser una película para HBO y no para cines. Y la segunda, como extensión de ello, que el mercado cinematográfico está a punto de vivir una “implosión”.

Y si ello ocurre, pronosticó Spielberg, es por la excesiva confianza de los estudios en un número reducido de películas muy caras y potencialmente taquilleras, los blockbusters, en detrimento de películas adultas y más pequeñas como, por ejemplo, Lincoln’ de Spielberg y ‘Red Tails’ de Lucas, que por cierto, aún no ha sido distribuida en España tras su fracaso crítico y de público en su país.

“Va a producirse una gran crisis, una implosión, cuando tres o cuatro o media docena de películas de gran presupuesto se estrellen contra el suelo, lo que cambiará el paradigma de Hollywood”, aseguró un apocalíptico Steven Spielberg.

Lucas, retirado desde hace meses tras ceder las riendas de Lucasfilm LTD y la saga Star Wars, apuntó por su parte que el precio de las entradas subirá de manera tan radical que favorecerá la tendencia actual, en la que los estudios sólo están interesados en financiar películas de gran presupuesto en lugar de las pequeñas o adultas. “Al final habrá menos cines. Más grandes, pero van a costar 50, 100, quizás 150 dólares la entrada. como un espectáculo de Broadway o un partido de fútbol hoy en día”. “Los demás –dijo- irán a la televisión por cable o a TiVo”… donde se podrán ver películas como Lincoln o Red Tails por unos escasos siete dólares. “Al final las películas como ‘Lincoln’ van a dejar la gran pantalla para ser difundidas únicamente en televisión”.

Resulta en todo caso paradójico de dos de los grandes creadores de esa gran tendencia –llamémosle comercial- que ellos ayudaron a crear, y que en estos tiempos de crisis económica y de ideas la industria ha llevado a su paroxismo, sean los que hablen claramente de lo dura que está la cosa, denuncien la infantilización de la industria, y se lamenten –con cierto egocentrismo, eso sí- de que incluso sus propias películas lo tienen difícil para ver la luz en la gran pantalla.

Pero no deberíamos dejar de escucharlos: se trata de una tendencia evidente y manifiesta, dada la pujante televisión de las cadenas por cable y los hábitos del nuevo espectador de cine, cada vez menos interesados por títulos que no lleven aparejada la apabullante maquinaria publicitaria de Hollywood, por no mencionar la irrupción de internet en el consumo de cine y series.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...