‘Springsteen & I’, un emotivo documental que rinde homenaje a los fans de ‘El Jefe’

El director Baillie Walsh nos ofrece un filme que recoge los testimonios más curiosos de la legión de fans que tiene el artista estadounidense.

Cartel de 'Springsteen & I'

Los tramps, las fans de Bruce Springsteen, son quizá los seguidores más fieles a un cantante de rock. El artista norteamericano no es solamente un músico para ellos, sino también un modelo de comportamiento que representa sentimientos positivos como la fe, la honestidad o la esperanza. Muchos de ellos, además, coleccionan sus discografía oficial, se gastan verdaderas fortunas en grabaciones piratas y viajan por medio mundo para ver las actuaciones de su ídolo.

A todos ellos está dedicado ‘Springsteen & I’, un documental que nos muestra qué significa el cantante y su música para su multitud de seguidores.

Entre las numerosas declaraciones de sus fans, esta cinta producida por Ridley Scott escoge las más curiosas. Por ejemplo, resulta atípico que se incluya  el testimonio de un tipo que no le gusta la música del norteamericano, pero ha visto gran parte de sus conciertos porque es el artista favorito de su pareja.

Igualmente sorprendente es la aportación de un cantante callejero que vio como el músico norteamericano se unía a él en un improvisado concierto de 15 minutos ante unos viandantes que no salían de su asombro. Las imágenes del momento, deficientes en calidad y sonido, resultan enormemente reveladoras del cariño que siente Springsteen por aquellos que aman la música, aunque no sean necesariamente famosos.

También resulta revelador el testimonio de una fan que ni corta ni perezosa apareció en un concierto con la pancarta ‘I’ll Be Your Courtney Cox’ (‘Seré tu Courtney Cox’), en referencia a la actriz que aparecía en el vídeoclip de la canción ‘Dancing In The Dark’.  Springsteen, sin pensárselo demasiado, hizo realidad lo sueños de esa chica al sacarla a bailar.

Algo parecido ocurrió con otro seguidor que se presentó vestido de Elvis en otro de sus shows. El vocalista americano no dudo ningún momento en prestarle un micrófono  para le acompañara en un dueto dedicado al artista de Memphis. El afortunado y su incrédula mujer, que le acompañaba en el concierto, nunca olvidarán aquel día.

No obstante, lejos de estos momentos más o menos divertidos, emociona especialmente la importancia que tiene Springsteen en la gente que no ha tenido la oportunidad de conocerle personalmente, pero vive sus canciones y le tiene como un símbolo de la clase trabajadora. A este respecto, impresiona el testimonio de una camionera norteamericana que confiesa que las canciones del norteamericano le sirven como inspiración para seguir adelante.

Sin efectismos de ningún tipo, el director Baillie Walsh se limita a combinar las declaraciones de los fans con algunas actuaciones no demasiado conocidas de El jefe, como ese vídeo donde un jovencísimo cantante interpreta una desnuda versión de ‘Growin’ up’.

‘Springsteen & I’ no es el colmo de la originalidad ni pretende ser más de lo que es: una carta de amor del cantante a sus múltiples fans. Si no te encuentras entre ellos, el documental te dejará frío, pero si, por el contrario, eres uno de los seguidores, no deberías perdértelo.

Por si fuera poco, el largometraje viene acompañado de dos sabrosos postres. El primero es un resumen de la espléndida actuación del Boss en el Hyde Park londinense, donde tocó junto a la E Street Band. El final del show contó con un invitado especial: Paul McCartney, el que fuera uno de los líderes de The Beatles.

El segundo apéndice es un epílogo del documental, donde varias de las personas que participan en el filme tienen la oportunidad de  cumplir su sueño: conocer personalmente a su ídolo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...