Star Nightmare II

Pesadilla en Elm Street

Habíamos dejado a nuestros “héroes” a la entrada del casting para el papel de Luke Skywalker. Mark Hamill y Robert Englund fueron juntos a la audición, pero fue Hamill quien se llevó el gato al agua, aunque Englund participó en ese mismo año en otra película de terror dirigida por uno de los directores clásicos en este género, como es Tobe Hooper. La película se titulaba Eaten Alive (Comidos Vivos) y tampoco llegó a ser una de las obras maestras de este director.

Pero estábamos hablando de repartos con más o menos suerte en el cine, repartos malditos, y habíamos saltado de Star Wars a Pesadilla en Elm Street un clásico del cine de terror, y el nacimiento de un nuevo icono como es Freddy Krueger.

Desde el año 77 hasta el 84, año en el que se estrenó Pesadilla en Elm Street, Robert Englund trabajó en varias películas y series con mayor o menor suerte, hasta que Wes Craven le catapultó al estrellato de los monstruos modernos. Y no, no me olvido que Englund ya había conseguido su sitio en Hollywood gracias a interpretar al “lagarto bueno” de la serie televisiva V. Pero no nos engañemos, era uno más entre un reparto bien nutrido.

En Pesadilla en Elm Street, Englund se puso las botas, ¿o debería decir “el guante”?, convirtiéndose en la estrella de la función y rodeado de jóvenes actores desconocidos para el gran público, que durarían lo justo para decir sus frases y tener un bonito final.

Heather Langenkamp, la actriz que se armó de valor para enfrentarse a Freddy, podría haberse convertido en un nuevo rostro cinematográfico, pero nada. Terminó siendo una actriz del montón y volvió a ser rescatada para dos capítulos más de la saga.

De la primera pesadilla sólo un joven fue catapultado, por mucho rimel y sombra de ojos que se ponga para interpretar al pirata Jack Sparrow. Johnny Deep consiguió clavar sus pies en Hollywood y en el resto del mundo, trabajando en innumerables producciones y superproducciones. De los cuatro actores protagonistas de Pesadilla en Elm Street sólo él despuntó, sin olvidarnos claro está de Robert Englund.

La película que había costado un millón, doscientos mil dólares hizo en taquilla la friolera cantidad de diez millones, setecientos y casi ochenta mil dólares. Así que todo estaba dicho, habría secuela y se estrenaría al año siguiente.

En Pesadilla en Elm Street 2: La Venganza de Freddy (1985) siendo más seria y más terrorífica que la anterior, el reparto entero cayó en el olvido. ¿Un mal casting? Posiblemente, pero nuestro Freddy hizo buenos resultados en taquilla, y de casi tres millones de dólares que había costado, se recaudaron veintitrés…

Para la tercera entrega, Los Guerreros del Sueño (1987), los productores esperaron dos añitos intentando no fallar con sus fans (como había pasado con la anterior), y rescataron a la chica prota de la primera parte, pero como ya comenté, ni esto salvó a la actriz del olvido, aunque sí fue un nuevo trampolín para otros actores que trabajarían muchísimo como fueron Patricia Arquette y Laurence Fishbune. El resto del reparto sólo fue carne picada para que Freddy hiciera hamburguesas.

La tercera entrega costó cinco millones de dólares e hizo un taquillaza de escándalo: cuarenta y cuatro millones… y no olvidemos que ya por aquel entonces, todo el merchandising de la saga estaba disponible a la venta para que los fans de la saga pudieran adquirirlo.

Con esta taquilla no se esperó tanto en hacer una cuarta entrega. Se estrenó al año siguiente y se le colocó el subtítulo de El Maestro de los Sueños (1988). Costó más del doble que la anterior (trece millones) y sólo recaudó un millón más. Nuevo batacazo para su reparto y sin ninguna cara que sobresaliera más que las demás, y un nuevo empujón hacia el podium de los mitos para Freddy Krueger, plato fuerte de la función.

Al año siguiente estrenaron la quinta entrega: El Niño de los Sueños (1989), rescatando a dos actores de la secuela anterior y que no la habían palmado, Lisa Wilcox y Danny Hazle, que a parte de ser conocidos por sus familiares, participarían en series de televisión y alguna que otra película, pero poco más. Nuestra memoria cinematográfica no se quedó con sus caras. Robert Englund volvió a fagocitárselos con su personaje de Freddy Krueger.

La serie de televisión de 37 capítulos Freddy’s Nightmares (1988-1990), me la saltaré porque es más de lo mismo y con menos gracia.

En 1991 se decidió matar al “coco”: La Muerte de Freddy: La Pesadilla Final iba a ser el réquiem de Freddy Krueger y el RIP de la saga. El guión y la dirección corrieron de la mano de Rachel Talalay, una frikie que había trabajado con John Waters y a quien le ha ido de p**a madre en el mundo televisivo con series como Ally McBeal, Crossing Jordan, Sin Rastro, Caso Abierto, Supernatural, Kyle XY y muchas más, además de ser la artífice de llevar a la pantalla el comic de Tank Girl (1995), en la que aparecía entre otras, una desconocida llamada Naomi Watts.

Pese a ser la última película de la saga y con cinco millones de presupuesto, La Muerte de Freddy, no recaudó más de treinta y un (y pocos) millones de dólares, además de conseguir que los fans se cabrearan como monas, porque se terminaba la serie de Pesadilla en Elm Street. El guión de esta entrega se tomó con un poco de pitorreo y se le incluyó momentos en 3-D, como colofón final para que la audiencia viera más real que nunca a Freddy Krueger.

En el reparto tiraron de Roseanne, Tom Arnold e incluso una breve aparición de Johnny Deep, pero de los jóvenes actores sólo se salvó uno. Breckin Meyer puede que no te suene o no termines de ponerle cara, pero este chico más bien normalito y nariz chata, sí que consiguió colarse por la puerta pequeña en Hollywood, recientemente adoptando a un gato llamado Garfield (en tres entregas), o en Road Trip: Viaje de Pirados.

Pero como comenté antes, los fans no estaban de acuerdo con que Freddy Krueger desapareciera definitivamente, y no pararon de “spamear” con cartas y emails a la productora New Line Cinema, hasta que el mismísimo Wes Craven, padre de la criatura decidió ponerse en el guión y la dirección de un capítulo más…

La Nueva Pesadilla (1994) que costó seis millones y medio sólo recaudó catorce y medio… ¿Por qué? Puede que por su guión ácido en el que los actores de la serie original se enfrentaban al éxito de la saga y ahí volvía a aparecer Freddy para ponerlos firmes, a golpe de guante-cuchillo con chistes fáciles.

Poquísimas veces (El Crepúsculo de los Dioses da fe de esta teoría), hacer cine dentro del cine sale bien. Ver a Robert Englund, a Wes Craven o a la superviviente de la primera Pesadilla en Elm Street, Heather Langenkamp, haciendo de ellos mismos convenció a la audiencia. Si esta saga necesitaba de un epitafio, La Nueva Pesadilla lo fue.

De las siete películas que se hicieron de Pesadilla en Elm Street, y no meto en el mismo saco las “series” de TV o la espantosa crossover Freddy vs Jason (2003), sólo los actores Robert Englund, Johnny Deep, Patricia Arquette, Laurence Fishbune y Breckin Meyer son conocidos por sus nombres y sabemos poner de inmediato un rostro a ellos.

Todos los demás que soñaban con tener su sitio en el mundo de la actuación al participar en una saga con tanta solidez como Pesadilla en Elm Street, o bien terminaron en alguna serie de tv como personajes secundarios o tirando la toalla.

Como guionista me gusta imaginar una barbacoa de domingo en la casa de los Hamill, con esos dos amigos de hace años, Mark y Robert, sentados en unas tumbonas con sus cervezas, mientras sus hijos corretean por el jardín y el olor de las hamburguesas a la parrilla lo impregna todo, recordando lo que han pasado y vivido para ser unas auténticas estrellas de Hollywood…

-¿Sabes lo que te digo? Si llego a imaginar que para ser famoso tendría que pasar horas y horas de maquillaje, me dedico a otra cosa…
-Si llego a saber, que un carpintero iba a forrarse interpretando a Indiana Jones, me hubiera hecho carpintero.
-¡Salud por eso!
-¡Salud!

En ese momento, un niño rubio se acerca a Mark.

-Papá, ¿vamos a ver Indiana Jones 4?
-Y una mierda, hijo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...