Subastan el coche de ‘Regreso al futuro III’

Los amantes del cine escogen diferentes formas de volcar su amor por el noble oficio del séptimo arte. Y una de esas maneras no consiste exclusivamente en acudir raudos a las salas de cine cuando llega el esperado estreno de la semana. Y es que cinéfilos los hay de todo tipo, desde nostálgicos hasta fetichistas. De hecho, existe una rara avis en esta disciplina y son precisamente los nostálgicos-fetichistas. ¿Cómo los identificamos? Se caracterizan por ser unos apasionados de esos clásicos modernos que marcaron su infancia o adolescencia, al tiempo que gustan de llenar sus estanterías con objetos encontrados en mercadillos y tiendas especializadas (revistas, pósteres originales, guiones firmados, ediciones limitadas y un largo etcétera). Luego están los que son nostálgicos, fetichistas… y escandalosamente ricos. Es esa especie marginal la que puede permitirse comprar cosas como el Delorean, el famoso coche de ‘Regreso al futuro III‘. Y esto que acabamos de decir no es un supuesto ilustrativo, sino un hecho.

delorean

El Delorean en plena acción.

El coche original, utilizado por el protagonista Marty McFly/Michael J. Fox en la cinta dirigida por Robert Zemeckis, ‘Regreso al futuro III’, es el mismo que se ha subastado por exactamente 413.000 dólares. Pese a que desde Hemmings.com se informa de que con el legendario coche de Doc se esperaba llegar a la cifra del medio millón de dólares, lo cierto es que la cosa se ha quedado un tanto por debajo. Sin embargo, estamos en posición de asegurar que aquel que lo haya adquirido es un fanático de la saga de ‘Regreso al Futuro’, o puede que realmente un alma altruista. Y es que parte de los beneficios de esta venta irán a parar, precisamente, a la fundación para la investigación del Parkison que preside y representa Michael J. Fox.

Pero este no ha sido el único objeto digno de coleccionista que ha podido ser vendido, pues la misma casa sacó a subasta nada más y nada menos que el mono de carreras del ya fallecido Steve McQueen, el mismo que vistió en ‘Las 24 horas de Le Mans’ en 1971. Un mono de carreras que, atención mitómanos de toda clase, ha superado con creces el medio kilo del Delorean: nada más y nada menos que 752.000 dólares ha costado una sencilla prenda. De hecho, y antes de la puja, se estimaba que este mono se vendería por una suma que alcanzase los 300.000 dólares. Como vemos, conseguir más de el doble ha sido toda una sorpresa… suponemos que grata para quien se la embolsa. El poseedor de dicho mono hasta la fecha era un tipo que, con tan solo doce años, ganó la prenda en un concurso de la tele. Visto lo visto, el afortunado ha vuelto a ganar, solo que esta vez el premio es en metálico y astronómico.

No es la primera vez que objetos del mundo del cine hacen las delicias de los mitómanos, nostálgicos, fetichistas y cinéfilos de todo el mundo. En Hollywood, y haciendo honor a su naturaleza (esa gran máquina de dinero que siempre fue y sigue siendo), todo puede ser vendido y comprado. Hasta las estrellas del paseo de la fama. ¿O qué te pensabas?

Fuente / Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...