Terry Gilliam, un poco más lejos de La Mancha

El Quijote de Terry Gilliam, nuevo traspiés

Terry Gilliam es un director que, desde siempre, ha tenido una relación problemática con la industria del cine. Legendarias fueron sus peleas con los productores de la genial ‘Brazil’ (1985), de la que se llegó a estrenar en EEUU un terrible montaje completamente mutilado y que cambiaba por completo el sentido del film (afortunadamente, a Europa nos llegó la visión original del director). Posteriormente, Gilliam tuvo que sufrir el mayor descalabro económico de su carrera con el fracaso de ‘Las aventuras del Barón Munchausen’ (1989), una cinta que se pasó ampliamente del presupuesto (costó en total 46 millones de dólares, el doble de lo previsto inicialmente) y que sólo recaudó 8 millones de dólares en EEUU, convirtiéndole en una figura ‘poco fiable’ para los grandes estudios. Con todo, hay que decir que en el descalabro de esta película estuvieron implicadas ciertas maniobras oscuras por parte de la entonces nueva dirección de la Columbia (distribuidora del film), tras haber sido comprada por Sony. Y ya sabemos lo que suelen hacer los nuevos ejecutivos con los proyectos de sus predecesores …

Sin embargo, el ex Monty Python pudo continuar dirigiendo cintas tan bien consideradas por crítica y público como ‘El rey pescador’ (1991) o ’12 monos’ (1995), hasta que en 2000 se le presentó la oportunidad de materializar uno de sus grandes sueños: una personal adaptación del personaje de Don Quijote de la Mancha, bajo el nombre de The man who killed Don Quixote. Sin embargo, nada más empezar el rodaje en las Bárdenas Reales navarras, comenzaron una serie de problemas (enfermedad del actor protagonista Jean Rochefort, destrucción de decorados por el mal tiempo …) que obligaron a cancelar el rodaje. De todo ello quedó constancia en el célebre e imprescindible documental Lost in La Mancha de 2002. Desgraciadamente, la compañía que aseguraba la película se quedó con los derechos del guión, y Terry Gilliam tuvo que renunciar a su sueño al menos hasta 2008, año en que consiguió recuperar los derechos y comenzó a mover los hilos para conseguir la financiación necesaria con la que reiniciar el rodaje.

Pero el caso es que estamos ya en 2010 y Gilliam, según comenta en la revista Empire, ha sufrido lo que él llama un ‘hipo financiero’. O lo que es lo mismo, que no encuentra quien le pague la película. El director se muestra bastante entristecido, según sus declaraciones, ya que a estas alturas debería de estar trabajando en la pre-producción, pero la falta de dinero ha vuelto a torcer el camino de este esperadísimo proyecto, que a este paso va a acabar convirtiéndose (si no lo es ya) en toda una leyenda de la historia del cine. Aún así, el director no pierde la esperanza y declara que aún sigue trabajando para sacar adelante la película. Esta nueva versión de ‘The man who killed Don Quixote’ iba a contar con Ewan McGregor y Robert Duvall en los papeles que originalmente debían interpretar Johnny Depp y Jean Rochefort en 2000. Robert Duvall sería el ‘caballero de la triste figura’, mientras que McGregor sería un ejecutivo de la época actual que viaja en el tiempo hacia el período y lugar en que se desarrolla la obra de Cervantes.

En cualquier caso, siempre podremos confiar en que Terry Gilliam consiga vencer a sus molinos particulares, y ofrecer por fín su versión del personaje más famoso de la literatura occidental. Digo yo que, aunque sea por curiosidad o por pena, alguien acabará por cederle esos milloncejos, a sabiendas de que el aura mítica que rodea a este proyecto bien podría resultar un pequeño seguro de cara a la taquilla.

Fuente | www.empireonline.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...