Trailer: Si quiero silbar, silbo

El cine rumano regresa con Si quiero silbar, silbo

Si quiero silbar, silbo es uno de los primeros estrenos del año. Una cinta rumana dirigida por Florin Serban (‘Emigrant’, ‘Mecano’) que formó parte de la Sección Oficial en el Festival de Cine de Berlín 2010. Basada en la obra de teatro de Andreaa Valean, la película narra la dura vida de internamiento en un reformatorio de Silviu, a quien le faltan apenas unos días para salir. Naturalmente, en ese corto espacio de tiempo pasarán muchas cosas: su madre reclama a su hermano menor cosa a la que Silviu se resiste con todas sus fuerzas, y por otro, conoce a una trabajadora social del centro que cambia su perspectiva de las cosas. No obstante, la violencia está a la vuelta de la esquina, y cualquier puede pasar…

Si quiero silbar, silbo forma parte de ese grupo de potentes películas rumanas encabezas por la premiada 4 meses, 3 semanas y dos días, de Cristian Mungiu, pero que se retrotrae a al menos un lustro atrás, con cineastas como Corneliu Porumboiu y su ‘12.08 Al este de Bucarest’, o ‘La muerte del señor Lazarescu’, de Cristi Puiu. Todas ellas tienen en común el retrato social áspero y amargo, una consecuencia más de una larga, violenta y traumática dictadura, la de Nicolae Ceausescu, de la que Rumanía trata todavía de recuperarse en todos los sentidos.
Si quiero silbar, silbo viene, de ese modo, a recordar que nos encontramos ante una cinematografía bastante fecunda, formada por un grupo bastante amplio de directores jóvenes deseosos de dar voz a ese sentimiento. Podríamos hablar casi de moda, por mucho que la mayoría de películas a las que pertenece Si quiero silbar, silbo -y quizá con la excepción de la multipremiada ‘4 meses, 3 semanas y 2 días’-, apenas salgan del circuito de salas minoritarias de las principales ciudades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...