Tráiler: ‘West of Memphis’, hachazo a la justicia estadounidense

Amy Berg dirige este exitoso documental visto en Sundance y Toronto que investiga las irregularidades en la condena de tres jóvenes por unos brutales asesinatos cometidos en los años 90.

west of memphis

En un lugar donde nunca pasa nada, de repente ocurre todo. Esa es la premisa con la que se abre el trailer final de una de las propuestas documentales más interesantes de este año en Estados Unidos. Un film, ‘West of Memphis‘, que no sabemos si encontrará distribuidor europeo para que podamos disfrutarla pero de la que merece la pena hablar, pues ya ha pasado por los festivales de Toronto y Sundance causando gran sensación y dejando a su paso un rastro de polémica por los hechos contados. En la línea de documentales como ‘Ríndete Mañana’ de Michael Collins, la directora, Amy Berg, realiza un repaso por los mayores demonios de la justicia estadounidense a través de un caso concreto. Todo ello con el objetivo de plantearse los fallos garrafales a los que se expone la administración pública a la hora de encontrar un culpable a toda costa y, sobre todo, el desamparo al que se encuentran sujetos los individuos que no tienen recursos para pagar una buena defensa.

‘West of Memphis’ viene abalada, no solo por su éxito en festivales al otro lado del charco, sino por la producción de Peter Jackson y Fran Walsh. Además, y junto a Amy Berg, el guión se encuentra firmado por Billy McMillin. Básicamente, la película analiza un asesinato real cometido el 5 de mayo de 1993 en la localidad de West Memphis, en Arkansas. Tres niños son asesinados brutalmente y posteriormente lanzados a un lago, causando una gran conmoción entre esta comunidad del interior del país. Un crimen atroz que, sorpresivamente, es resuelto por las autoridades locales en las siguientes 11 horas. Los culpables, según la policía, son los adolescentes Charles Jason Baldwin, Damien Wyne Echols y Jesse Joy Misskelley. Tras un juicio lleno de irregularidades y testigos poco o nada fiables, los acusados son condenados. Ellos, sin embargo, seguirían defendiendo su inocencia durante los 18 años que pasaron entre rejas.

Tres chicos son asesinados brutalmente y la policía, con una investigación que se dilata tan solo 11 horas, encuentra sorpresivamente a los culpables. Pero ¿son realmente culpables o se trata de una manera de aplacar los ánimos de una sociedad traumatizada? Daniel Echols fue condenado a cadena perpetua y pasaría 18 años y 27 días defendiendo su inocencia desde el corredor de la muerte. Sus compañeros, Jessie Misskelley y Jason Baldwin acabaron con una cadena perpetua. Durante el juicio, el fiscal llegó a afirmar que los asesinatos respondían a un ritual de corte satánico, hecho que suscribiría una testigo amiga de Misskelley que más tarde se retractaría de su testimonio.

En 2010 y tras varios años de lucha por fin un juez acepta reabrir el caso después de que el abogado de los jóvenes interpusiese un recurso en hábeas corpus y se aceptasen nuevas pruebas de ADN que desvinculan a los condenados de la escena del crimen. Se concluye, además, que la sentencia no tiene validez alguna al haber violado las bases de toda investigación lícita, invalidando la sentencia del primer tribunal y exonerando a los acusados de toda responsabilidad en el asesinato de los tres niños. Otras vías de investigación se han abierto en lo referente al crimen de West Memphis, y de hecho ya hay quien señala a otros posibles sospechosos, entre los cuales se encontraría en padrastro de uno de los fallecidos. Sin embargo, el documental dirige sus esfuerzos a denunciar un sistema viciado y lleno de prejuicios, donde la gente pobre y más desamparada tiene pocas posibilidades de escapar a la incompetencia de las autoridades. Hablamos, como no, del sistema de justicia estadounidense.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...