Besugo, tradición y salud se dan la mano

besugo-tradicion-y-salud-se-dan-la-mano

El besugo, que alcanza su máximo esplendor en los meses de invierno, es un clásico en los banquetes navideños. El recetario más tradicional incluye un sinfín de preparaciones con besugo muy apropiadas en estas fechas, relleno de frutos secos, con puré de col lombarda, al cava …

Se trata de uno de los pescados azules con menor contenido en grasa, ideal a la hora de preparar menús ligeros y nutritivos. Cada 100 g de porción comestible aporta 90 calorías, casi la mitad de las que proporciona el pavo.

Gracias a su bajo aporte en grasas, inferior al 5% de su peso, el besugo resulta sumamente digestivo, casi tanto como el pescado blanco. Ten este dato en cuenta si tienes el estómago delicado.

Aunque no llega a alcanzar el contenido en hierro de otros pescados azules, como la caballa o las sardinas, el besugo supera el aporte en este mineral de la mayoría de pescados blancos. Sobre todo, si se acompaña de una ensalada de escarola o berros, este alimento refuerza las defensas, aumenta el nivel de energía y ayuda a reponerse de una anemia.

Es ideal como tratamiento anti estrés ya que aporta buenas dosis de magnesio y de vitaminas del grupo B, por lo que refuerza la salud de los nervios y mejora el control de ello.

Como dato destacar que las preparaciones sencillas, al horno, a la parrilla, son las que mejor realzan su intenso sabor. A fin de que no pierda jugosidad.

Imagen | Recetin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...