Cómo deshidratar tomates para conservarlos tras la cosecha de verano

Los tomates deshidratados son una gran opción para conservarlos ahora que la cosecha no se consume por la gran cantidad que se obtiene. Hoy te enseñamos algunos trucos para hacerlo en casa.

tomate seco

Actualmente estamos en época de ciertas verduras y hortalizas. Y son muchos los que se han sumado a hacer sus propios huertos en casa. Las razones para elegir esta opción son muchas, pero sobre todo se llevan a cabo por ahorrar dinero y por consumir productos naturales en los que sepamos exactamente lo que llevan antes de llevárnoslos a la mesa. Una de las que más producción da si las plantas se han mantenido sanas hasta ahora es precisamente el tomate. Y aunque en Centro Mujer ya te hemos hablado de esta hortaliza y de las muchas posibilidades que nos ofrece a la hora de presentarla rellena con las recetas que te propusimos en su momento, hoy vamos a intentar prepararlos secos.

Los tomates secos se consumen sobre todo en la cocina mediterránea, y la verdad es que resultan un producto realmente exquisito para comer como aperitivo, o para preparar un sinfín de recetas con ellos. Sin embargo, no siempre se sabe cómo conseguir disecarlos, y comprarlos en las conservas de aceite de oliva en las que se suelen vender resulta excesivamente caro. Así que si quieres, hoy en Centro Mujer te vamos a enseñar a sacar partido de tu cosecha, evitando que se te estropeen los tomates que tienes porque la producción supera el consumo de tu casa, y sobre todo, para que tengas tomates todo el año para aprovechar en cientos de opciones culinarias. ¿Te animas a descubrirlos con nosotros?

Deshidratar tomates para conservarlos tras la cosecha de verano

Para deshidratar los tomates y conservarlos hay tres procesos a seguir, los cuales vamos a detallar a continuación con mayor detenimiento. Cada uno de ellos va a tener una importancia vital en el resultado final, pero el relacionado con el envasado y la conservación va a ser clave a la hora de conseguir que los tomates secos duren mucho tiempo en conserva para poder utilizarlos a lo largo del año. Así que si quieres ponerte manos a la obra, toma nota de todo lo que te contamos justo en los siguientes párrafos

Limpieza de los tomates:

El proceso de limpieza es fundamental para asegurarnos de que no habrá nada de polvo, tierra o cualquier otro agente externo que influya luego en el sabor y conservación de nuestros tomates. Así que lávalos varias veces en agua fría y sécalos bien. Una vez los tengas listos, córtalos a la mitad para pasar al proceso de secado de estos.

Secado de los tomates:

El proceso de secado de los tomates puede realizarse de dos modos. Bien de forma tradicional al sol, bien utilizando el horno. De la forma tradicional depende dónde vivas necesitarás varios días. En el horno, bastarán unas 4 horas para conseguir el resultado deseado. En todo caso, lo que debes hacer es colocar en una bandeja un poco de papel parafinado en la base e ir colocando los tomates cortados por la mitad boa arriba. Luego colocarlos o bien al sol, o bien en el horno. Si eliges al sol, deberás darles la vuelta varias veces cuando veas que van adquiriendo una textura rugosa. En el horno lo mismo, solo que el proceso deberá ser más rápido. En todo caso, si eliges esa opción, ponlos al fuego mínimo, de lo contrario acabarán por quemarse.

Conservación de los tomates disecados:

El proceso para conservar los tomates disecados es idéntico al de hacer otras conservas de productos naturales. Para ello, debes esterilizar los botes en los que los vas a cerrar y asegurarte de que cierran bien. puedes hacerlo lavándolos con agua, y metiéndolos un minuto vacíos y sin tapa en el microondas. Luego pones las tapas en un cazo de agua hirviendo a fuego alto. En cuanto lleven unos minutos allí, tan solo has de sacar el bote del microondas y rellenarlos con tus tomates secos. Agrega aceite de oliva removiendo para que no queden huecos vacíos, y después tápalos con la tapa recién sacada del fuego.

Si quieres que la conserva dure más tiempo, tan solo tienes que hacer el baño maría clásico que te asegurará que estén perfectos hasta un año después de su preparación. Es importante que los guardes en un lugar fresco y seco, y que además no les de la luz solar directa. Dicho esto, ya puedes durante todo el año empezar a preparar recetas de cocina mediterránea, así como especialidades italianas y griegas con ellos. Y en caso de no tener ninguna idea, te animo a visitar frecuentemente nuestra sección de cocina, porque hablaremos de ellas para que puedas convertirte en toda una experta en cocina.

Imagen: csm_web

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...