Dieta blanda

La dieta blanda consiste en modificar la manera de cocinar los alimentos y en seleccionar los productos de cada grupo que sean fáciles de digerir, tanto por su adecuada composición nutricional como por su grado de maduración. El objetivo es provocar el mínimo estímulo digestivo, con el fin de evitar complicaciones en su estado de enfermedad o afectación.

La dieta blanda se entiende de dos maneras, ya que tienen un fundamento distinto en cada caso. En uno, se modifica la textura de ciertos alimentos para facilitar el proceso alimentario a quienes tienen problemas de masticación. Y en el otro, se adaptan los alimentos y las formas de cocinado hacia una fácil digestión para quienes tienen problemas digestivos.

Por lo tanto, la dieta blanda se podría decir que es:

  • Baja en grasas. Carnes magras, pescados blancos, huevos en tortilla o revueltos.
  • Pobre en fibra. Frutas no ácidas sin piel, muy maduras, asadas o en compota, verduras suaves no fibrosas y cocinadas, sin legumbres.
  • Con pocos azúcares simples.

Se eliminan por lo tanto, los alimentos irritantes de la mucosa gástrica o que aumenten la producción de ácido clorhídrico en el estómago. Por ello no se admiten: alimentos o especias picantes, ácidos, grasientos o platos muy condimentados; tampoco excitantes como el café, el té, el cacao o las bebidas alcohólicas.

También su elaboración es importante para la protección gástrica por lo tanto las cocciones son suaves: hervidos, al vapor, papillote (con el mínimo aceite), baño maría y estofados de verduras, pescado blanco o pollo a fuego lento y con la mínima adición posible de aceite.

Dentro de este plan alimentario es indicado para los que tienen dificultad para masticar alimentos. En este grupo se enmarcan quienes han sufrido algún trastorno neurológico que les impide hacer de forma correcta el proceso de masticación, quienes no tienen suficientes dientes como para masticar de forma correcta y las personas que atraviesan procesos inflamatorios y dolorosos de la boca, como el periodo de adaptación a la ortodoncia.

Aunque, no conviene caer en la comodidad de ofrecer siempre a la persona con problemas de masticación los alimentos triturados. El objetivo es procurar placer, gusto por lo que se come, estimular los sentidos y dar la oportunidad de experimentar las mejorías al proponer distintas texturas a medida que la situación mejora.

Imagen | mof0

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...