Ensaladilla rusa: la mejor alternativa para el verano

La conocida ensaladilla rusa –un plato muy alternativo y socorrido para el verano- se suele elaborar con diversos alimentos, entre ellos las hortalizas, bien cocinadas o en conserva, que se cortan en trozos de un tamaño similar para lograr un aspecto homogéneo en el plato. Los ingredientes se ligan todos por una salsa fría que, suele ser la mayonesa o alguna de sus salsas derivadas. Y es que, ambos ingredientes son esenciales para acertar en la preparación de la ensaladilla, como también lo es el punto de frescura, claves importantes para que el plato tan rico y veraniego te quede en su punto.

La ensaladilla rusa es una alternativa muy habitual en verano ya que, una vez preparada, se conserva en la nevera lista para consumir y solo se debe procurar que no le falte frío. Ya que es el primer secreto para una buena ensaladilla, respetar su temperatura de conservación, en torno a 6ºC. Si falta  frío, la preparación pierde el punto de frescura. También su presentación tiene su historia, ya que raro es el evento veraniego en el cual no esté presente y de ahí todo se elabore con cierto ‘mimo’.

Si bien hoy en día hay variantes de la ensaladilla rusa, todo depende el tipo de ingredientes añadidos, la clásica ensaladilla rusa y la receta se compone de patata, zanahoria y huevo -todos ellos cocidos, pelados y troceados en cubos de tamaño similar-, atún o bonito en conserva bien escurrido, así como aceitunas o pepinillos en vinagre, también escurridos y troceados. Tras mezclar estos ingredientes, se aliñan de un modo ligero con aceite de oliva y un poco de vinagre de vino blanco o de sidra. Por último, se liga todo con salsa mayonesa de manera que quede un conjunto homogéneo. Una vez realizada esta mezcla, se introduce en la nevera durante una o dos horas para que baje la temperatura y conseguir la frescura mencionada.

Después ya vienen las variantes, a las cuales se les añade marisco, en lugar de bonito, como gambas o langostinos cocidos, pelados y troceados, o carne de cangrejo ruso. Otras ensaladillas sustituyen el contrapunto de los encurtidos: cambian las aceitunas y los pepinillos por trozos de fruta, como piña, manzana o unos gajos de naranja cortados en cubos.

Las variaciones de los ingredientes son múltiples, aunque lo importante es adaptar la mezcla de sabores, ingredientes y texturas a nuestros gustos, aunque es recomendable no abusar de la diversidad. Con dos o tres tipos de hortalizas, huevo y un elemento proteico -como pescado, marisco o pechuga de pollo- es suficiente.

Imagen | crastino

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...