Frutos secos para una vida sana

Un puñado de frutos secos sin agregados como la sal o el azúcar, puede sustituis el consumo de grasas negativas como las de las carnes, huevos y productos lácteos.

Tener una dieta variada y saludable no hace más que prometer una buena salud y una vida plena, sobre todo si se opta por comer alimentos tales como los frutos secos, que son una fuente natural de vitaminas y minerales que el organismo necesita para el diario vivir, siempre teniendo en cuenta que se trata de productos que como todos, deben consumirse siempre con moderación.

Frutos Secos

Los expertos indican que integrar los frutos secos a la dieta cotidiana es sumamente positivo ya que el cuerpo consigue valiosos nutrientes, pero detallan que la forma de comerlos es de forma moderada incluyéndolos de a poco en la rutina de comida, ya que no se puede dejar de lado el hecho de que los frutos secos cuentan con una gran cantidad de grasas y calorías, por lo que en exceso pueden causar sobrepeso y problemas de salud.

Diversos estudios científicos, por su parte, han dado pruebas más que definitivas que indican que un consumo gradual de frutos secos es aconsejable ya que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, dado que comerlos favorece el flujo sanguíneo, recomendando sobre todo consumir piezas como las avellanas, los pistachos, las almendras, los cacahuetes y las nueces, de forma intercalada.

En su composición encontramos grandes aportes de proteínas, anti-oxidantes que reducen el riesgo de sufrir cáncer de próstata, fibras que reducen los niveles de colesterol y regulan el apetito permitiendo que el individuo tenga menor ansiedad a la hora de comer, omega 3 que reduce el colesterol y protege el corazón, y Vitamina E que destapa las arterias y por lo tanto favorece el riego sanguíneo, importante para una buena salud a lo largo del tiempo.

Los nutricionistas indican que la mejor manera de incorporarlos es consumiendo un puñado pequeño de estos en forma de refrigerio o añadidos a alguna preparación en reemplazo del consumo de grasas saturadas y poco saludables como las que se encuentran en los huevos, la carne o en los productos lácteos.

No podemos dejar de mencionar que no es recomendable comer aquellos frutos secos con agregados de sal o de azúcar, y evitar los aceites de frutos secos, ya que no cuentan en su composición con los ingredientes positivos mencionados anteriormente y por lo tanto no representan el mismo beneficio en la dieta.

Fuente: Nosotras
Foto: tehzeta de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...