Higos un néctar muy deseado

higos-un-nectar-muy-deseado2

La dulzura de su sabor y su delicado aroma convierte a los higos frescos en una fruta muy deseada. Como suelen decir, son un placer efímero. Y aunque su temporada es breve puesto que una vez se arrancan de la higuera, apenas duran más de una semana de ahí al ser tan frescos resulten tan deliciosos.

Se pueden comer crudos, al natural, como postre o en ensalada y a los originales platos salados a los cuales le aporta personalidad por su exquisito aroma dulzón.


La pulpa se puede utilizar para preparar helados, compotas, mermeladas así como rellenos de tartas y de bizcochos. Por lo tanto los puedes incluir en tu dieta, puesto que no engordan tanto como dicen, 80 kcla/100g a parte de ser saciantes.

Puedes incluirlos con los quesos puesto que combinan muy bien, aunque son perfectos para  el ricota, la mozzarela, el queso de cabra semicurado o el manchego son la combinación ideal.

Según la variedad y el grado de madurez, los higos pueden tener un color verde pálido morado o negro, si bien tendemos a pelarlos, la pies el comestible. Y se puede decir que un higo está maduro cuando rezuma una gota de la pulpa por su parte inferior que se conoce como ‘miel de higo’.

La piel tiene que estar tersa y el rabillo tierno y unido al fruto. Debe ceder suavemente al presionarlo pero sin deformarse. El perfume que desprende tiene que ser suave y delicado. Un olor excesivo, sobre todo si es ácido, significa que está demasiado maduro.

Imagen |  Termalista

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...