La importancia de las vitaminas en la alimentación

Entre los nutrientes más destacados que deben incorporarse con la alimentación encontramos las vitaminas y los minerales

La nutrición es uno de los pilares más importantes para mantener una vida saludable a cualquier tipo de edad y condición física. Entre todos los nutrientes que deben incorporarse mediante la alimentación-y ocupando un lugar privilegiado-, encontramos las vitaminas y los minerales.

Las vitaminas son nutrientes esenciales que se encuentran básicamente en frutas y verduras

Las vitaminas son unos nutrientes esenciales para que el organismo funcione correctamente. A diferencia de otros nutrientes, sin embargo, el cuerpo no puede fabricarlas y, por tanto, las tenemos que incorporar diariamente a través de la dieta. Básicamente se encargan de participar en el control del metabolismo de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono. De esta manera, las vitaminas nos ayudan a convertir los alimentos de la dieta en energía.

La necesidad de vitaminas como la tiamina, la riboflavina o la vitamina B6 se incrementa cuando hacemos un sobreesfuerzo físico, ya que todas están implicadas en los procesos de producción de energía. Por eso solemos recurrir cuando estamos cansados, agotados o con pocas fuerzas. Aquí es donde recae la importancia de las frutas y las verduras; estos alimentos contienen vitaminas y minerales, que cumplen toda una serie de funciones básicas en el organismo.

La vitamina A mantiene la salud de los epitelios y la inmunidad contra las infecciones, el potasio favorece el correcto funcionamiento del sistema nervioso y los músculos, y las vitaminas del grupo B son necesarias para transformar los alimentos en energía.

El ácido fólico -una de las vitaminas del grupo B más frecuente en los alimentos- ayuda a prevenir antes y durante el embarazo ciertas anomalías congénitas, incluyendo la espina bífida.

Otros micronutrientes presentes en la fruta y las verduras, como la vitamina C y la vitamina E tienen muchas propiedades antioxidantes que protegen las células de los radicales libres.

La vitamina C, en particular, incrementa la absorción de calcio, mineral esencial para la salud ósea y dental, así como la del hierro de otros alimentos. La falta de hierro puede causar anemia, uno de los trastornos más graves asociados a deficiencias de este mineral en la alimentación.

La fibra que contienen las frutas y las verduras es otro punto clave y la razón principal por la que se ha de incrementar el consumo en la dieta, ya que aporta muchísimos beneficios para la salud. La fibra insoluble actúa fundamentalmente sobre el tránsito intestinal, mientras que la soluble equilibra el nivel de colesterol, combate las subidas de glucosa en sangre y ayuda a regular el tránsito intestinal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...