Otra lanza más a favor del chocolate en las dietas

Un nuevo estudio apunta que el chocolate no solo no engorda, sino que quienes lo consumen tienden a adelgazar o a estar más delgados.

La noticia ha saltado a los medios españoles esta semana como si fuera la gran novedad. Pero lo cierto es que ya han habido otros estudios alrededor del mundo, tanto en adultos como en adolescentes o niños, que han desmentido el mito de que el chocolate engorda. Es más, han llegado a defender que adelgaza y que debería formar parte de cualquier dieta, ya sea la equilibrada o la pensada para perder peso.

En casos anteriores se había apuntado que el chocolate era ideal en el desayuno, puesto que las calorías que aporta pueden ser quemadas a lo largo del día, y consumirlo a primera hora disminuye el riesgo de «antojos» entre quienes desean sacarse algunos kilillos. Sin embargo, el estudio actual va mucho más allá y apunta que no hace falta una hora concreta del día, ni que quienes lo consuman lleven una vida activa. El chocolate favorece la pérdida de peso.

Así lo han indicado cuatro expertos de la Universidad de Granada en el contexto de un proyecto europeo denominado Helena (Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence). El objetivo final es estudiar la nutrición de 3000 adolescentes de nueve países europeos, pero el centro español se ha centrado en unos 1.500 de entre 12 y 17 años, todos ellos de nuestra geografía.

El análisis estudiaba a la vez los índices de grasa total (acumulados en todo el cuerpo) y central (localizada en el abdomen). El resultado fue que quienes consumían más chocolate estaban más delgados. Y además, lo estaban independientemente del tipo de chocolate consumido. Es importante destacar este punto, puesto que ya se ha dicho hace mucho que lo que hace que el chocolate engorde son sus aditivos, especialmente los dulces o la leche.

Así que el chocolate queda una vez más libre de culpa. Y no solo eso, sino que también se consolidan sus bondades, como sus efectos antioxidantes o antiinflamatorios o, sobre todo, su buena influencia en la salud cardiovascular. Ahora, además, se intuye que su influencia en la obesidad o el sobrepeso es mínima o inexistente.

Claro está que este no es motivo para empezarse a hinchar a chocolate, ya que como todo, es bueno siempre y cuando se consuma con moderación. Pero aunque pueda haber intereses detrás de estos estudios (que a menudo los hay), parece que nuestro amigo el chocolate ya ha quedado suficientemente exculpado. Un paso más para que podamos relacionar la dieta con el consumo de según qué fatídicas delicias, ¡incluso dulces!

Foto: J.B. Hill.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...