Quinoa, un gran concentrado de nutrientes

El que fuera alimento básico de los incas y mayas, se presenta hoy como una gran fuente de minerales, vitaminas y proteínas

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, los cereales integrales constituyen la base de una alimentación equilibrada. Su consumo no es exclusivamente en forma de grano, sino que también se pueden comer en pasta, copos, sémola y harina. Energéticamente hablando, la mejor opción es el grano, pero el trigo, por ejemplo, se debe comer en pasta, cuscús o pan porque en grano resulta un poco indigesto. No es el caso de la quinoa, que es uno de los cereales más digestivos que tenemos. Por lo tanto, recomendamos su consumo en grano para disfrutar de todo su potencial nutritivo.

La quinoa es un excelente sustituto de lo cereales, para los celíacos también

Los cereales se deben comer integrales. El motivo principal de esta recomendación es que los cereales integrales resultan más energéticos y menos acidificantes de la sangre que los refinados. Los integrales nos aportan vitaminas, proteínas, grasas y otros nutrientes, pero los refinados no. Así, si consumimos cereales refinados, el cuerpo se ve obligado a recurrir a sus reservas para metabolizar los mismos, con lo que se provoca la acidificación de la sangre, y una sangre ácida nos provoca cansancio, porque ya sabemos que el pH de la sangre debe ser ligeramente alcalino.

La quinoa no es propiamente un cereal, sino un paracereal que pertenece a la familia de las xenopodias, una familia botánica diferente a la de los cereales pero con cualidades nutritivas similares. Hace cinco milenios, en la zona sur de los Andes, los incas y los mayas ya consumían quinoa y la consideraban un alimento sagrado. Hoy en día es muy apreciada por su poder nutritivo y por tratarse de un cultivo alternativo a las plantaciones de coca, por lo que es un alimento del comercio solidario.
No contiene gluten y es apta para todos. Puede ser consumida los celíacos y su consumo regular resulta excelente para deportistas, personas con desgaste crónico y digestión débil, personas mayores, niños …
• Proporciona energía y es muy nutritiva. Es rica en aminoácidos esenciales, calcio (más que la leche) y en ácidos grasos esenciales, además de ser una gran fuente de hierro, fósforo y vitaminas B y E.
• Bien combinada, aporta proteínas de alta calidad. Es muy rica en un aminoácido llamado lisina, que no tienen el resto de cereales. Este hecho facilita que, al combinarse la con cualquier otro cereal, se obtenga un aporte de proteínas similar a la de la carne. Para conseguir proteínas de primera calidad se deben combinar cereales integrales con legumbres y quinoa. Por ejemplo, puede mezclar un plato de mijo con quinoa, un poco de amaranto y cuatro cucharadas de una legumbre.

La quinoa es, sin duda, un alimento muy versátil que podemos incluir en muchos de nuestros platos. Para desayunar. Un vaso de leche o yogur con quinoa hinchada es la mejor manera de empezar el día. A la hora de comer también. Intenta hacer una sopa con caldo de verduras y añade quinoa en lugar de pasta. Este plato magnífico se puede enriquecer aún más si se añade un puñado de legumbres cocidos (garbanzos, judías, lentejas, Azukis …).

Si mezclas quinoa o algún otro cereal con una legumbre, la cantidad de cereal debe ser el doble de la legumbre. Añadir más legumbre puede provocar flatulencias y digestiones difíciles. Una cena ligera. En verano, la quinua es la base perfecta de una ensalada variada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...