Recetas para que las verduras gusten a todos

Para comer verduras es necesario darle un toque de color e imaginación, para que los niños se las coman sin rechistar. Os damos algunas ideas.

pasta

Las verduras son muy necesarias en la alimentación de toda la familia, pero suelen ser difíciles de cocinar para que se las coman todos, sobre todo los más pequeños. Como estamos a punto de empezar el colegio y de retomar las rutinas de alimentación, me ha parecido interesante compartir con vosotras algunasrecetas de verduras que en casa nos funcionan muy bien. Eso sí, si queréis, podéis compartir algunas recetas que vosotras realicéis en casa, a ver si entre todas conseguimos unas cuantas ideas nuevas que nos ayuden en el menú de la familia.

Tortilla de calabacines

He querido empezar por una receta muy sencilla, rápida y que aporta a los peques y a toda la familia los nutrientes necesarios para una dieta saludable. Esta receta es ideal para las cenas y se puede acompañar de una ensalada. Para realizar esta receta necesitaréis cuatro o cinco huevos – esto depende de la cantidad de comensales-, un calabacín grande, una cebolla tierna, aceite de oliva y sal.

Primero debemos lavar tanto la cebolla como el calabacín, luego cortar la cebolla muy fina y el calabacín en rodajas y reservarlo. Coloca una sartén a fuego lento con un poco de aceite de oliva y empieza pochar la cebolla. Cuando veamos que se pone un poco tierna, añadiremos el calabacín y dejaremos que se enternezca. Cuando veamos que tanto la cebolla como el calabacín están tiernos, los reservaremos.

El siguiente paso es batir los huevos y añadir las verduritas pochadas, mezclarlo bien y colocar en la sartén para hacer la tortilla. Iremos dando la vuelta a medida que veamos que se va cuajando.

Espinacas salteadas

Las espinacas son unas verduras que suele costar un poco que se la coman los niños, pero hay diferentes maneras de conseguir guisarlas para que sean más atractivas. Una de ellas es haciendo espinacas salteadas con piñones y pasas, junto con un poco de pescado o carne rebozada. Las espinacas se pueden comprar congeladas o frescas, la forma de cocinarlas será la misma.

Los ingredientes que necesitaremos son las espinacas, los piñones y las pasas. La cantidad dependerá de los comensales, pero aproximadamente son unos tres o cuatro manojos de espinacas frescas o un paquete de congeladas. En cuanto a los piñones y las pasas, suelen ser, más o menos, unos 100 gramos de cada. Las pasas debemos dejarlas en remojo una hora antes de cocinarlas.

En el caso de que las espinacas sean frescas se deben lavar bien y cortar las hojas en trozos más bien grandes. La forma de cocinar es muy sencilla: se añade un poco de aceite de oliva virgen a la sartén y se añaden las espinacas, se dejan que se enternezcan un poco y le añadimos las pasas y los piñones. Estos se deben saltear hasta que veamos que comienzan a dorarse un poco. Otras maneras de comer espinacas con niños es hacer espinacas con crema, croquetas de espinacas, tortitas de espinacas rebozadas, etc.

Pastel de verduras

Otra manera de conseguir que los niños coman verduras es hacer un pastel de verduras muy fácil y sencillo. La primera vez que me explicaron la receta pensé que sería complicado, pero después de hacer el pastel varias veces, pienso que es una buena manera de que los niños coman verduras de forma divertida.

Para hacer el pastel de verduras necesitamos verduras como si fuéramos a hacer una ensaladilla rusa: zanahorias, guisantes, judías verdes, calabacín, cebolla, etc. El truco para que este pastel sea un éxito, al menos la primera vez, es añadir aquellas verduras que sabemos que se comerá nuestro hijo. De esta forma, en los siguientes pasteles de verduras podemos ir añadiendo más ingredientes.

Así pues, lo primero que debemos hacer es tener los ingredientes a mano: aceite de oliva, sal, una pizca de pimienta negra, 1 calabacín, dos o tres zanahorias, 100 gramos de guisantes, un puñado de judías verdes, una cebolla, 200 ml. nata liquida para cocinar y 4 o 5 huevos. Los ingredientes deben ir de acuerdo a la cantidad de comensales.

Lo siguiente es lavar y pelar todas las verduras. La cebolla la cortaremos muy finita y el calabacín en rodajas finas. Ambos ingredientes los debemos poner a pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva. El resto de verduras –zanahoria, guisantes y judías verdes- los ponemos a cocer en agua. Una vez cocidos los reservamos.

Cuando tengamos la cebolla y el calabacín pochado y las verduras cocidas, debemos batir los huevos en un cuenco, donde también añadiremos la nata líquida, una pizca de sal y de pimienta negra molida. Una vez batido, añadimos todas las verduras y mezclamos bien. Colocamos esta mezcla en un molde alargado y lo metemos al horno. Debe estar precalentado a unos 160 grados y debemos dejar el pastel unos 45 minutos. Es mejor servir un poco frio.

Macarrones con pisto

Otra manera de que los niños coman verduras es añadirlas a sus menús preferidos, como los macarrones. La primera vez que probé este plano fue en uno de nuestros viajes a Andalucía y debo decir que pensé que mi hija no se lo comería. Pero estaba tan sabroso, que se lo comió sin rechistar. Por tanto, me ha parecido interesante añadir esta receta a la lista de recetas que, por el momento, funcionan con mi hija.

Esta receta no tiene mucho misterio ya que solo se necesitan macarrones y verduras para el pisto: un pimiento rojo, uno verde, un calabacín, una cebolla, cuatro tomates maduros, aceite de oliva, sal y una cucharadita de azúcar.

Por un lado haremos los macarrones cocidos, creo que cada mami ya sabe más o menos como cocerlos al punto de sus pequeños. En lo que se refiere al pisto, lo importante es ir pochando las verduras por orden en una sartén con un poco de aceite de oliva: primero la cebolla, luego los pimientos, después el calabacín y, al final, los tomates. Cuando los tomates estén soltando todo su jugo, podemos añadir una cucharadita de azúcar, esto hará que la salsa no quede ácida. Una vez toda la verdura esté bien pochada, debemos mezclar con los macarrones. A la hora de servir se le puede añadir un poco de orégano por encima.

Recordad que hay otras maneras de conseguir que la familia al completo coma la misma receta de verduras y nos ahorre el trabajo de hacer demasiados platos. Algunos ejemplos son la ensaladilla rusa, una rica crema de calabacines, lasaña de espinacas, pizza de verduras, etc. ¿Tenéis alguna receta para compartir? ¿Cómo les presentáis las verduras a vuestros hijos?

Foto | BocaDorada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...