Salsas deliciosas que pueden cambiar completamente tus platos

¿Te has quedado sin ideas en la cocina? Pues hoy te damos unas cuantas en base a salsas que te servirán para mejorar muchos platos clásicos.

salsa

Cuando hablamos de mejorar platos en la cocina, no siempre hay que innovar con recetas complejas o que incluyan especialidades de otros países. A veces, resulta tan simple como intentar acompañar los platos más tradicionales, o aquellos que sabemos que gustan en casa con salsas diferentes e innovadoras. Una salsa puede cambiar completamente la visión de un plato, así como su sabor, pero no siempre pensamos en ellas como una alternativa a cambiar el menú de forma casera. Así que esa es nuestra propuesta de hoy para la sección de cocina de Centro Mujer ¿Te animas a probar alguna de esas recetas con nosotros?

Las salsas pueden prepararse a través de combinaciones de verduras, de salsas ya compradas o de hierbas aromáticas a las que sacar partido. También la nata, la leche o otras combinaciones cremosas pueden servirte de base para lograr ideas nuevas con las que hacer que una pasta simple o un arroz tengan otro punto de vista, y sobre todo, que te salgan a un precio realmente económico sin que se note en el presupuesto familiar. Así que para hacer recetas fáciles, simples, pero también asequibles, hoy nos vamos con una buena dosis de salsas especiales para combinar con todo tipo de platos. ¿Te apuntas a salsear?

Salsas caseras para combinar con tus platos

  • Salsas basadas en lácteos: son perfectas para combinar con casi cualquier cosa. Sirven para un aperitivo fácil combinado con pan o con tortillas de trigo o maíz. Pero son el acompañante perfecto de arroz y pastas. Y también pueden utilizarse en carnes y pescados. En estos casos, el truco está en mezclar bien los ingredientes. Puedes elegir como base nata, leche o queso crema. Para combinarlo con éstas, lo mejor son las especies e hierbas aromáticas, aunque dependiendo de la preparación, puedes echar mano de verduras y otros complementos con los cuales hacerlas más nutritivas y deliciosas. El aguacate, carnes como el bacon, o incluso el tomate pueden casar a la perfección con ellas. ¿Has ya probado?
  • Salsas basadas en mahonesa: la mahonesa, ya sea casera o comprada puede servir para las mezclas más variadas de verduras. Así por ejemplo, nos encontramos con que resultará bastante interesantes mezclarlas con ketchup o con tomate para una salsa rosada clásica perfecta para los mariscos. Pero también con ajo y perejil como acompañante ideal de cualquier clase de aperitivo. Y si nos ponemos un poco creativos, trituramos unas cuantas verduras, y añadimos un par de cucharadas de esta salsa para una mezcla ideal.
  • Salsas con aceite: el aceite también puede ser la base de muchos preparados exquisitos. Como ejemplo, tenemos el pesto verde o rojo, en el que la base es aceite y el resto es albahaca o albahaca con pimentón y tomate. Pero no solamente eso, hay salsas para carnes que se elaboran a partir de aceite, hierbas aromáticas y un punto picante que pese a lo sencillas que son, resultan deliciosas y complementan todos esos platos de una manera exquisita. También puedes probar mezclas similares con marisco, ya que están realmente buenas y le dan un toque especial a éste.
  • Salsas con frutas: otra opción es aprovechar las muchas cualidades de las frutas para sacarles partido en la cocción de ciertos alimentos. Por ejemplo, el jamón asado resulta mucho más jugoso si cuando lo metas al horno utilizas el zumo de varias naranjas como base. Poco a poco se consumirá y dotará a la carne de un jugo con mucho sabor y fantástico sin demasiado trabajo. También otras frutas como la manzana, el limón o incluso los frutos rojos son perfectos aliados para conseguir sacar todo el partido que nos puede dar la cocina.

Como ves, las salsas caseras que puedes preparar son muchas, y sobre todo, conseguirás que sin lugar a dudas tus platos tengan otro sabor especial que no creerías conseguirías de un modo tan fácil. Además, también puedes aprovechar todas estas ideas para decorar tus platos de una forma original, porque aunque la vista nada tenga que ver con el sentido del gusto, lo que nos entra por los ojos suele parecernos mucho más apetitoso. Está claro que las salsas son una buena idea, y creo que no siempre sabemos cómo sacarles partido precisamente por el hecho de que son muy sencillas, y no creemos que lo sencillo sea siempre lo más adecuado. Así que particularmente opino que deberíamos apostar por ellas mucho más a menudo y dejarnos de buscar cosas complejas que no siempre resultan las más adecuadas.

Imagen: Ginny

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...