Trucos para hacer la mejor tortilla de patatas

Dicen que la receta de la tortilla de patatas es una de las más simples del mundo, pero a nadie le sale igual. Así que hoy queremos darte algunos trucos para que la tuya sea una de las mejores.

tortilla patatas

Seguramente es uno de los platos más conocidos dentro de la gastronomía española. La verdad es que ha traspasado fronteras, y ha conseguido añadir muchas fórmulas que la han complementado más allá de sus ingredientes básicos que son las patatas, el huevo, la sal y el aceite. Sin embargo, aunque hablemos de la tortilla española sin complementos, hay miles de maneras de hacerla, y no a todo el mundo le sale igual. De hecho, hoy te vamos a contar algunos trucos para que la tuya, la que prepares la próxima vez, esté mucho más rica. Así que ¿te animas a descubrir nuestros secretos para la tortilla de patatas?

No se trata de trucos mágicos, ni tampoco de consejos de esos de alta cocina, de lo que vamos a hablar hoy son de consejos que por un poco de lógica que también vamos a comentar, harán que tu tortilla esté realmente buena. Así que, si eres una experta en este plato de gastronomía, o una principiante con ganas de sorprenderte a ti misma y a tus comensales, creo que deberías tomar nota de lo que viene. Además, te voy a decir también porque la del bar, o la de algunos bares, no está siempre tan buena como la de casa. ¿Curiosa por descubrirlo? Pues sigue leyendo tras el salto.

Consejos para mejorar tu tortilla de patatas

La cantidad de huevo que eches a la tortilla y el momento en el que lo mezcles con la patata va a determinar en muchos casos su textura y su sabor. Es por ello que no debes quedarte corta, pero tampoco pasarte. Lo ideal para una tortilla familiar es utilizar entre 4 y 6 huevos, dependiendo de la cantidad de patatas y del tamaño de estos. El momento de mezclarlos con las patatas es también clave para que la tortilla esté más rica. De esa manera, la clave es¡n este caso es que las patatas no estén muy calientes. Así que, una vez fritas, vamos a dejar que se enfríen un poco. ¿La razón? Si las echas en el huevo antes, harás que éste comience a cuajar aún primero de llegar a la sartén, y eso podría traducirse en que la tortilla no quede lo suficientemente jugosa.

Por otro lado, la calidad de las patatas debe ser fundamental para hacer una buena tortilla. Lo mejor es elegir las variedades que son blancas o rojas por fuera, ya que las amarillas tienen un sabor bastante dulce y mucho más almidón, un componente que no le sienta nada bien a la tortilla por el hecho de que le quita lo esponjoso de ésta. Además, las patatas has de freírlas en abundante aceite, y deben quedar bien cocinas, quizás un poco doraditas para que luego la tortilla tenga esa textura característica y que a todos encanta.

Por último, a la hora de mezclar el huevo y la patata, hay que hacerlo en un bol separado e intentar, con una cuchara o tenedor de palo, aplastar las patatas para que queden como una pasta que cuajará mejor y será más homogénea. A la hora de echarla en la sartén hay que utilizar solo un chorrito de aceite y debe estar bien caliente. Al darle la vuelta, debemos utilizar un plato o tapa que cubra por completo la tortilla para evitar que se nos rompa.

La tortilla de patatas del bar

Probablemente te haya pasado en más de una ocasión que cuando vas al bar a pedir una tapa o ración de tortilla, te encuentras con que es de todo menos la tortilla casera que esperabas encontrar. En realidad, las prisas, las cocinas industriales y los ingredientes pueden ser los que marcan la diferencia, pero fundamentalmente hablamos de dos prácticas bastante habituales que hacen que este plato español pierda parte de su esencia. Por un lado, en ocasiones, en los bares, se utiliza la harina refinada de maíz para hacer que la tortilla sea de mayor volumen. Aunque es cierto que puede tener una mejor presencia, también es verdad que la reseca y le quita parte de ese sabor característico.

Otra de las cosas que son habituales en la restauración a la hora de hacer una tortilla de patatas es utilizar huevo pasteurizado. Esta fórmula dura más tiempo que el huevo fresco, pero ha perdido parte del sabor tradicional de este ingrediente, y puede que los paladares más exquisitos sí que lo noten a la hora de degustar este plato. Así que, la próxima vez que vayas al bar, quizás estas dos cuestiones resuelvan la duda de por qué esa tortilla no está como la de casa. ¿Ya conocías estos ingredientes en la tortilla para su uso en hostelería?

Imagen: Yvonne Esperanza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...