Emilio Sánchez Vicario y su padre, imputados

La familia de la ex-tenista Arancha Sánchez Vicario recibió ayer una noticia que seguro no les hará demasiada gracia, ya que la Audiencia de Barcelona insta a imputar al padre, al abogado Bonaventura Castellanos, al hermano Emilio y el economista Francisco de Paula Oro.

Hace ya casi año y medio que Arancha Sánchez Vicario publicó unas memorias que causarían un gran revuelo y que pondrían en jaque a su familia. Aunque la causa de la ex-tenista parecía terminada a causa del sobreseimiento que se dictó en el el Juzgado de Instrucción Número 28 de Barcelona, ayer su historia dio un vuelco a través de la Audiencia de Barcelona, que ordenó que se reabriera la querella que Arancha Sánchez Vicario tiene contra su padre, contra Bonaventura Castellanos, el que era su abogado, su hermano Emilio y el economista Francisco de Paula Oro.

De hecho, la Audiencia ordena al Juzgado de Instrucción Número 28 de Barcelona que tome declaración como imputados a todos ellos por los delitos de ‘apropiación indebida, administración desleal, delito societario y falsificación documental‘. Al parecer, la juez instructora del caso consideró en su momento que la competencia para querellarse contra esas personas no era de aquí, sino de los países de Andorra, Luxemburgo y Suiza, ya que las cuentas de donde se sacó el dinero estaban en esos países.

Sin embargo, la Audiencia de Barcelona, después de que Arancha Sánchez Vicario recurriese la decisión inicial de la juez, reprocha a la juez que no se tomaran las  medidas oportunas, es decir, ‘la tramitación adecuada porque abrió diligencias indeterminadas en lugar de las correspondientes previas‘ y que además, no tomó ninguna diligencia para averiguar si existía delito o no por parte de los denunciados. De hecho la Audiencia deja claro que la actitud de la juez ‘manifiesta indefensión a la presunta perjudicada‘ y añade que sin diligencias abiertas no se puede averiguar si existen indicios criminales o no.

Es decir, que la juez instructora no tomó las medidas pertinentes para averiguar si realmente el padre, el hermano, el abogado y el economista se aprovecharon de la confianza que les daba Arancha Sánchez Vicario para utilizar su dinero sin tener en cuenta la opinión de la ex-tenista.  Incluso, el tribunal reprocha a la juez que admitiera un escrito del abogado Castellanos, sin que éste fuera parte del mismo procedimiento, en el que solicitaba la inadmisión de la querella interpuesta por la ex-tenista.

Además, según publica la revista ‘Vanitatis’, Arancha Sánchez Vicario tenía suficiente confianza con ellos como para dejar que protegieran su patrimonio y que invirtieran los beneficios de su fortuna. Fue en el año 2005 cuando Arancha se dio cuenta de que algo no iba bien, cuando recibió una sanción de 5,2  millones de euros de una Inspección de Hacienda por una liquidación incorrecta de su IRPF.

A raíz de esto, la ex-tenista dejó de confiar en su familia y solicitó una auditoría para saber qué estaba pasando con las cuentas de las cuatro sociedades de las que es accionista mayoritaria. Tras la auditoría, la ex-tenista acusó a todos ellos de robarle 16 millones de euros de su fortuna, ya que existían muchas transferencias y reintegros de fondos hechas por parte de los imputados que estaban sin justificar.

Fuente | vanitatis.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...