Heather Mills no deja en paz a Paul McCartney

McCartney & Mills

Parecía que todo había terminado, pero no, siempre hay un capítulo nuevo en la historia (histeria) McCartney – Mills. El matrimonio del beatle fue objetado por la prensa británica (vaya uno a saber por qué se arroga el atributo de vetar relaciones), y su divorcio celebrado alegremente, con posterior disección de Mills. Cuando las rotativas pedían tinta (sangre), llega una nueva entrega de la telenovela que mantiene en vilo a la working class inglesa.

Heather Mills se ha propuesto, en una adorable iniciativa, arruinar el nuevo romance de su ex-marido, Paul McCartney.

La antigua modelo, que recibió algo más de 48 millones de dólares
tras su mediático, y sangriento, proceso de divorcio, aparentemente desea comunicarse por teléfono con la estilista estadounidense Nancy Shevell (nueva pareja del músico), para advertirla acerca de los peligros de encarar una relación sentimental con el músico.

Una fuente declaró al periódico británico Daily Mirror: «Heather amenaza con llamarla y explicarle los riesgos de salir con un beatle.”

«Ella pasó por un infierno al sufrir el odio público, y teme que Nancy podría pasar por lo mismo. Heather realmente piensa que está haciendo un bien a Nancy poniéndola sobreaviso.»

Según se rumorea, Heather se sintió «engañada y traicionada luego de tomar estado público algunas fotografías de Paul y Nancy disfrutando un paseo romántico a lo largo de la playa en un exclusivo resort privado del Caribe.


Paul y Nancy

El martes 1 de abril, Nancy fue vista aplicando bronceador en la espalda de Paul, mientras la pareja descansaba relajadamente en un bote. El músico también fue fotografiado zambulléndose en el agua bajo la atenta mirada de Nancy.

Paul, de 65 años, y Nancy, de 47, se encuentran alojados en una villa de 12.000 dólares por noche en el exclusivo resort Jumby Bay, cercano a Antigua.

BeatriceA Heather también le asusta la idea que Paul esté planeando tener un bebé con Nancy, y le preocupa que esto lleve a que el beatle pase menos tiempo con su hija de cuatro años Beatrice.

«Realmente perdió los estribos cuando se enteró de la nueva relación de Paul. También la aterroriza que estén planeando tener un bebé, aún cuando Nancy no está lejos de los 50, y cree que otro niño perjudicará a Beatrice,» declaró una fuente.

En tanto, Heather considera comenzar una nueva batalla legal contra Paul.

La activista por los derechos de los animales está lista para volver a la corte, para obtener que la orden de secreto de sumario sobre el caso sea levantada. Heather desea que las transcripciones de su divorcio tomen estado público, de manera de dar a conocer el maltrato de Paul hacia su persona a lo largo de sus cuatro años de matrimonio.

Su abogado, Rosen, señaló: «Simplemente desea que el público tenga acceso a los hechos. Desea que la gente sepa que fue una buena madre y esposa. Quizás sea mejor para el público poder ver toda la información.»

Rosen también descartó que Heather se haya mostrado molesta con el arreglo de divorcio a pesar de los rumores acerca que había demandado 250 millones de dólares.

Mills y McCartney se conocieron en abril de 1999
, durante el evento de caridad Pride of Britain, en el cual ella se encontraba como presentadora a un premio por coraje otorgado por su fundación, Heather Mills Trust.

McCartney participó del evento, y se encontró más tarde para discutir la posibilidad de hacer una donación a su organización, entregando luego 300.000 dólares.

En julio de 2001, McCartney le propuso matrimonio con un anillo de diamantes y zafiros que había comprado en India. La boda se realizó en junio de 2002, cuatro años antes, la primer mujer del músico, Linda McCartney, había muerto de cáncer de mama.

La elaborada ceremonia tuvo lugar en el Castillo Leslie, en el poblado de Glaslough, en el Condado Monaghan, Irlanda.

El 28 de octubre de 2003, Mills dio a luz a la hija de la pareja, Beatrice Milly McCartney, nombrada en honor a la madre de Heather, Beatrice, y la tía de McCartney, Milly.

Claro que no todo lo que se necesita es amor (contrariamente a lo pregonado por los beatles), y Mills y McCartney anunciaron su separación en 2006, a lo que siguió una cruenta batalla de divorcio, que alimentó casi a diario a la voraz prensa británica.

En marzo del presente año, Mills obtuvo algo más de 48 millones de dólares como arreglo, más una asignación de 70.000 por año, niñera y costes escolares para la hija de ambos, Beatrice.

Heather MillsEn su veredicto, el juez Justice Bennett (¡qué nombre más apropiado para un juez!) describió a Mills como una «persona amable» devota de sus causas de caridad, con una fuerte voluntad y determinada personalidad, que ha mostrado gran fortaleza al sobreponerse a su discapacidad (recordemos que Mills, en 1993, perdió su pierna izquierda al ser atropellada por un policía motorizado cuando cruzaba la calle).

El juez añadió que presentó su caso con una “punzante, y aún así cortés, determinación.» Además declaró estar arrepentido de haber dicho en algún momento que su testimonio era «inconsistente e inexacto «, y «poco menos que cándido.»

Durante las audiencias los ánimos se caldearon, al punto que Mills volcó una jarra de agua sobre la cabeza de la abogada de McCartney, Fiona Shackleton.

La relación con McCartney disparó el interés de los medios en Mills, mayormente con comentarios negativos.

A partir de su separación, la actitud de la prensa británica, ha sido hostil, y en ocasiones, cruenta. La han acusado de inventar cosas para adornar su historia de vida, de ser una antigua prostituta, y de haberse casado con McCartney por su dinero. Mills frecuentemente los acusa de citarla incorrectamente, y usar material fuera de contexto para dar una imagen lo más negativa posible.

Inclusive llegó a declarar al Evening Standard que las acusaciones de que se había casado con McCartney por su dinero fueron más dolorosas que perder su pierna.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...