Katie Holmes y Tom Cruise contra los rumores

Cuando ya pensábamos que Katie Holmes tenía una cebolla por cabeza, la joven parecía sorprendernos tomando una de las decisiones más inteligentes de su vida. No, no había decidido protagonizar un remake de la serie Dawson crece y tampoco iba a colocarse implantes de silicona en las tetas (por mucho que a su amiga Vicky Beckham le gustase). Después de dejar que su carrera como actriz, ya de por si bastante falta de coherencia y, lo que es más importante, de películas en sí, se fuese al garete. Tras verla paseando día sí, día también con los denim de su marido, el cienciólogo. Con una boda mastodóntica en sus espaldas, miles de arrumacos en público y un millón de amigos nuevos en Hollywood… nos llegaban noticias de que Katie había decidido abandonar el domicilio conyugal. ¡Bien! Por fin una noticia positiva en esta espiral de autodenigración que es el mundo de las celebrities.

"Katie, nosotros como la Pantoja... ¡dientes, dientes!" / Getty Images

Pues no. Tom Cruise no ha pasado a mejor vida. Si la revista Life & Style publicaba hace poco que Katie había dejado a Tom más sólo que la una, abandonando la mansión que comparten para ir a vivir con su hija a un apartamento purgado de miembros cienciólogos… ahora los supuestos tortolitos deciden acallar los rumores de crisis saliendo a cenar a un conocido restaurante. ¿De dónde? De Beverly Hills, of course: el Mastro’s Steak Hous. Tal y como recoge 20minutos, la pareja acudió en un Corvette clásico que, como no, conducía un varonil Tom Cruise. Ambos seguían llevando (ostentando) sus respectivos anillos de compromiso que sellan su unión, por lo visto hasta que la muerte los separe. Katie en concreto, portaba un anillo de oro y brillantes. El mismo anillo que debe mirar todas las noches para asegurarse de que Tom es el hombre de su vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...